jueves, 27 de septiembre de 2012

¡Busque vida! (si se siente ofendido por Leonardo Garnier)


¿Es usted uno de los cientos de costarricenses que hoy desprecian al ministro de Educación, Leonardo Garnier, debido a un cuento que escribió hace casi 10 años? Si tal es el caso, por favor, busque vida.

Piénselo con detenimiento: el cuento en cuestión está en la web desde hace años (¡AÑOS!) y usted no sabía de su existencia. De súbito, de la nada, el link se torna viral, pasando de mano en mano, de muro en muro, de post en post... y vaya coincidencia, en tiempos en que el ministro no aparece en la lista de mejores amigos de la Conferencia Episcopal y la Alianza Evangélica, debido a la implementación de las clases de educación sexual y afectiva en los colegios públicos del país.

¿De qué va el cuento? Se trata de una intervención literaria del Padre Nuestro, en la que Garnier se toma licencias creativas para cuestionar los enunciados de la oración católica por excelencia. Si me preguntan,  a mí me parece un texto forzado, sin mucho gancho. Como cuento, lo siento malo, bastante corto en comparación a otros textos de muy alta calidad que le he leído al ministro.

Le reconozco eso sí su atrevimiento, pues intervenir obras cristianas es comprarse todos los números de la rifa. Uno sabe que basta con decir que Jesús era un chavalo tuanis para que salten los dogmáticos, los puristas que desmayan ante el mínimo irrespeto –desde su óptica– a la doctrina apostólica-católica-romana. En otras palabras: travesear el Padre Nuestro es meterse en camisa de once varas.

Aún así, Garnier lo hizo cuando no era ministro, colgó el texto en la red y ya. Tiempo después se comió el chicharrón de reformar muchos aspectos de nuestros sistema público de educación que nadie se atrevía a tocar. Y es en el orden de sus obras como ministro que esperaría se diera la discusión sobre los méritos (o falta de ellos) de Leonardo Garnier.

No pretendo ser el presidente de su fan club pero no me duele decir que siento un profundo respeto por la obra de Garnier en el MEP: fue él quien le puso fin a la venta de mierda azucarada y grasosa en las sodas de los centros educativos (soportando la presión de la industria alimentaria); fue él quien le puso fin al sinsentido de hacer repetir todo el año a un alumno solo por no aprobar una materia; fue él el que procuró que la cívica dejara de ser una inútil repetidera de himnos y símbolos patrios y se tornara en una clase en procura de personas íntegras; fue él el que reinventó la educación para el hogar y las artes industriales en cursos de verdadera utilidad, sin el sexismo propio de los tiempos de Paco y Lola; fue él el que dijo lo que siempre esperé escuchar en mi años de colegial: no importa si un muchacho tiene el pelo largo, lo que importa es que no deje las aulas.

Yo soy egresado de un colegio público y 20 años atrás vi a muchas jóvenes con maternales azules; a compañeros esquineándose ante la responsabilidad de un hijo no planeado; a la asistente administrativa persiguiendo a las parejillas de adolescentes que cogían en las aulas, en los baños, detrás del gimnasio. En el cole los alumnos tiene sexo (negarlo es de imbéciles) y lo hacen sin contar con la información completa sobre lo que eso implica.

Garnier es el primer ministro que le planta cara a esa situación, de verdad, y que permitió al fin que la tan necesitada educación sexual llegue a los colegios, desde un enfoque de afectividad, biológico y de orientanción en el que los curas y los pastores no tienen vela. Lo siento por el legado de Monseñor Arrieta pero la injerencia de los obispos en temas de educación deben limitarse al ámbito religioso.

Y es eso, el que los marginaran de la educación sexual que brinda el Estado en el sistema educativo, lo que tiene reventados a muchos sectores conservadores, esos que hoy le buscan los pelos en la sopa a Garnier para desbancarlo. De ahí que su "sacrílego" y añejo cuento sea el tópico de moda y que despierta todo tipo de debates en redes (yo me he echado este mismo pleito esta semana, en Facebook, al menos 10 veces).

Una excompañera de la U, a quien respeto mucho, le criticaba días atrás a Garnier su aire chiquillero, su mechero, el ser un eterno adolescente. ¿Qué tiene eso de malo? Hasta donde recuerdo, es el primer titular de Educación que logra generar empatía con los estudiantes, que no los juzga, que no los regaña, que no se para en el centro del aula a dictar cátedra. ¿Acaso podemos imaginarnos a gente tan formal como Francisco Antonio Pacheco, Marvin Herrera o Astrid Fishel en las mismas circunstancias?

Por eso, llévela suave, tome agua, agarra aire y piense los verdaderos motivos por los que se debe cuestionar a Leonardo Garnier. Puede ser que usted no apruebe sus reformas educativas y ojalá fuera sobre esa línea que se manejara el debate.

Es más, si quiere un motivo de verdadero peso para emplazar a Leonardo Garnier, entonces primero considere sus cartas de recomendación para sus buenos amigos de la firma Procesos, y la sorpresiva falta de  arrepentimiento que mostró sobre dicho caso. Para mí esa ha sido la gran mancha en una gestión contra la que antes no tenía mayor reclamo.

Pero no haga un drama por un cuento viejísimo, y más bien cuestione las fuerzas oportunistas que quieren desatar su indignación en función de otros intereses. Además, ¿acaso usted se molesta cada vez que canta el Padre Nuestro con la musicalización de The Sound of Silence, de los hippies-marihuanos de Simon & Garfunkel?




Y agrego: 

A mí, de todo este tema, sí me ofendieron dos cosas: una es la pérdida de tiempos de 22 diputados que pretenden darle un voto de censura a Garnier por el cuento-nuestro. Desde luego que al frente de la masa linchadora marchan los hermanos protestantes Orozco y Avendaño (siempre dispuestos a sacar la tea en el nombre del Señor), pero detrás suyo se esconden otros 20 diputados, posiblemente igual de creyentes, que quieren ver a Garnier colgado en el Gólgota, entre dos ladrones.

Lo otro que me indigna es el tratamiento mediático del tema, específicamente de Noticias Repretel. El 25 de setiembre transmitieron una nota (que también está en su sitio web) de la sobredimensionada polémica. Digamos que el Observatorio Romano hubiese guardado más las apariencias que el muy religioso reportero de La Uruca a cargo del tema... ¡Por Dios! ¿Qué fue aquello? Desbalanceada, cargada de calificativos, imágenes piadosas y un título totalmente falso son solo parte del rosario de espantos presentes en este excelente ejercicio de periodismo amamarrachado.

lunes, 24 de septiembre de 2012

Personajes noticiosos del 2012 (actualizado)



Con la primera mitad del 2012 ya a nuestras espaldas, bien podemos ir haciendo el recuento de aquellos personajes nacionales que –para bien o para mal– han acaparado titulares en estos pasados seis meses.

La Nación todos los diciembres elabora una edición especial sobre las figuras noticiosas del año en que termina, teniendo yo la oportunidad de ser parte de su redacción en el 2010 y 2011. Y si bien de aquí al último mes mucho puede pasar, sí creo que las figuras acá incluidas tienen bien ganado su puesto en dicha edición (claro, desde mi punto de vista).

Ser noticioso no es sinónimo de destacado o digno de aplauso: de hecho, las noticias más sonadas son aquellas que tienen como protagonistas a personajes nefastos y que, desgraciadamente, provocan un efecto negativo en la sociedad.

Acá les comparto mi lista de postulados, con algunos nombres bastante obvios y otros que parten de hipótesis muy personales.


Nery Brenes: No tiene mucha ciencia, dado que quedó campeón mundial de los 400 metros planos. Eso ya debería bastarle, más allá de lo que logre en la olimpiada londinense. Nery tiene desde el 2008 un puesto garantizado en los estelares del año, lo cual habla de su enorme talla como generador de buenas noticias.




Elenco de Combate: Ódienme, no importa. A mí también el programa estrella de Repretel me parece lamentable y avergonzante pero negar su impacto gigante sería inútil. Sus fornidos muchachones y curvilíneas muchachonas son hoy los reyes de la tele criolla, verdaderas celebridades que detienen el tránsito, provocan escenas de histeria y generan millones de colones. Con ellos quedó, escrito en piedra, esa verdad de que para triunfar en la televisión costarricense con una cara bonita alcanza y sobra.




Warner Rojas: El mae subió el Everest... ¿qué más le vamos a pedir? (además, un terrible anuncio de su patrocinador, el INS, lo convirtió sin querer en un meme de Internet).




Mario Sotela: El futbol tico ha tenido muy pocos dirigentes buenos, algunos regulares, muchos pésimos... y Mario Sotela.

El Highlander es una especie de Rey Midas a la inversa, metiendo en aprietos a los equipos por los que pasa. Tras desaparecer a Libería Suya siguió los pasos de su mamá hacia Heredia, equipo que irónicamente rompió su sequía de campeonatos en una de las temporadas más acongojantes de su historia.

Sotela llamó "mercenarios" a sus jugadores, "solo" porque estos reclamaban a los cuatro vientos el pago de salarios atrasados y premios cuya promesa se la llevó el viento. Además, el empresario fue, merecidamente, el único que salió abucheado cuando el Team recibió sus medallas y cada vez son más los fanáticos florenses que piden su salida (incluso con manifestaciones callejeras).




Afición herediana: Relacionada y a la vez opuesta con el personaje anterior, la afición florense ha vivido un año intenso, agitado y con el corazón en la boca. Cierto que otras franquicias futboleras han ganado más y mejor en tiempos recientes, pero lo vivido con la campeonización del Team fue un fenómeno cultural y sociológico que debería ser materia de estudio en las aulas universitarias.




Shirley Cruz: Esta muchacha tiene años de ganar cuanto título se le pone por delante en el futbol femenino europeo y, ni así, le damos el lugar que se merece. Individualmente, Shirley ha logrado más que cualquier futbolista masculino tico y su reciente obtención de tres títulos con el Lyon francés es apenas la tapa del perol.




Sonámbulo Psicotropical: La tropa musical cortó rabo y orejas en el Festival Imperial; se ganó en buena lid un espacio en el Austin City Limits y consolidó su nombre a lo interno, como la nueva gran referencia y apuesta de exportación de la música costarricense. Y lo mejor es que aún le queda la mitad del año para seguir haciendo loco.




Fernando Herrero: El exministro de Hacienda resultó ser el padrote del gabinete de Laura Chinchilla: casi todos los escándalos que se han destapado este año sobre el Ejecutivo tienen que ver con él. Evasión de impuestos y uso de influencias para sus negocios particulares son apenas la punta del resumen de actuaciones cuestionables que terminaron con su paso por el ministerio. Desde entonces a Herrero se lo tragó la tierra, a pesar de que su exjefa nunca reprochó sus acciones y le perdonó tanto "error involuntario".





El Palidejo: el más internacional de los criminales costarricenses, su responsabilidad intelectual en el asesinato del cantautor Facundo Cabral le dio un triste estatus de "celebridad". Fugitivo y con orden de captura internacional, Alejandro Jiménez fue apresado en Colombia y extraditado a Guatemala, donde su proceso judicial es casi un tema de farándula.




Justo Orozco: se ha esforzado por ser el personaje noticioso del año... hay que reconocérselo. Chivo expiatorio por su propia voluntad de todo un aparato estatal cargado de intolerancia, Orozco se aferró a la Biblia y a un dogmatismo mezclado con folclor para frenar el avance legislativo de proyectos vitales en materia de derechos humanos, como FIV y uniones civiles entre personas del mismo sexo. En redes sociales se le tiene como el bufón por excelencia y cada vez son más las voces que piden su salida de la comisión de derechos humanos del Congreso. Sin embargo, más allá de Facebook y Twitter, una gran masa "temerosa del Señor" apoya la cruzada de Orozco para rescatar a los homosexuales del fuego eterno y el rechinar de dientes.




Los Invisibles: Hay que agradecerle a Justo Orozco pues, si no es por su campaña de intolerancia, difícilmente el movimiento Invisibles se hubiese logrado articular en una fuerza a tomar en cuenta. Por encima de todos los otros grupos de indignados que han intentado sin éxito hacerse oír en los dos años que van del actual gobierno, los Invisibles sí la pegaron: tomaron las calles, consiguieron titulares, emitieron mensajes claros y justos, y se volvieron ineludibles para el Ejecutivo, que finalmente tuvo que atender reclamos que no eran su prioridad, como tantas veces lo dijo la mandataria Chinchilla.

Y cuando el proyecto de sociedades de convivencia finalmente se apruebe (que así será), mucho se deberá a la fuerza de Los Invisibles... y a la gasolina que, irónicamente, les "regaló" el diputado Orozco.




El hueco: ahí está, ahí está, viendo pasar el tiempo... el hueco.




ACTUALIZACIÓN (3 de julio)

Después de los aportes de la estimable concurrencia, dos personajes se suman con plenitud de derechos y potestades a esta lista.

Andrey Amador: el ciclista se ganó un espacio en los personajes noticiosos del 2011 después de su titanada en el Tour de Francia, que completó con un tobillo destrozado, demostrando que lo importante no siempre es llegar primero, sino saber llegar (aunque sea de penúltimo).

Este año Andrey volvió a cletear por Europa y se robó el show en el Giro de Italia, del cual ganó una etapa y fue protagonista en buena parte de la prestigiosa competencia. Verlo cruzar de primero la línea de meta le hinchó de orgullo el pecho a su nación.




La trocha: Supuesto trapito de dominguear de la administración Chinchilla en infraestructura y defensa de la soberanía, el camino fronterizo que se llevaría desarrollo a nuestro extremo norte es hoy una melchocha de chambonadas, chorizos e improvisaciones. Las patéticas excusas del Ejecutivo sobre las anomalías en la vía en nada ayudan, mientras del otro lado del San Juan se revuelcan de la risa ante nuestra torpeza adobada en corrupción.

Hernán Jiménez lo explica muy bien (seguro que Francisco Chacón):



ACTUALIZACIÓN (24 de setiembre)

Leonardo Chacón: Hay que ser honestos: olímpicamente los ojos del país estuvieron desde el inicio en Nery Brenes, única esperanza real de un papel memorable en las justas londinenses. Sin embargo, no solo Nery se quedó corto respecto a las expectativas, sino que la más recordada de las actuaciones costarricenses de las Olimpiadas saltó por donde menos se le esperaba.

Leo Chacón se trasformó en héroe, en un ejemplo para enseñar en las escuelas e, irónicamente, no estuvo ni cerca del podio. El triatlonista liberiano terminó la competencia a puros huevos, después de quedar como un nazareno tras chocar con el canadiense Simon Whitfield. Sin embargo, la hombrada de Leo no se quedó en eso, sino que redondeó con el gesto espontáneo de saludar al canadiense y declararle su admiración como uno de sus referentes en esa disciplina... a pesar de que fue el norteamericano el responsable del accidente.

Leo volvió alzado en brazos al país y demostró que en el deporte también se vale ganar desde el ámbito de lo humano, de lo honorable, de lo valiente.




Karina Bolaños: La exviceministra de Juventud es el mejor ejemplo de que los méritos para ser figura noticiosa no suelen estar asociados a motivos correctos.

En lo que ha sido un frenético y atolondrado camino al "estrellato", Bolaños es hoy lo más parecido que tiene Costa Rica a un "símbolo sexual" a los ojos de mundo: de intrascendente funcionaria a estrella de un viral tan íntimo como polo; de víctima de un pésimo manejo de parte del Gobierno a vedette deschingada para la prensa española; de #yosoykarina a #yonosoykarina...

lunes, 17 de septiembre de 2012

Ernesto Adduci: "Todas las noches pienso en el Rock Fest"


Esta es una historia (masomenos) salvaje, una historia (masomenos) animal, una historia...

Un año entero ha pasado desde aquella tarde de setiembre que me senté a oír las verdades de Ernesto Adduci. En un bar de Chicago, al calor de muchas botellas de la mejor cerveza que he probado en mi vida –Delirium Tremens, belga– , le hice la entrevista que (considero) se le debía a un hombre que es fundamental en la historia del rock costarricense.

Ernesto es mi compa, le tengo aprecio y cariño. Los dos vivimos del rock nacional sin ser músicos:  hemos sido parte del movimiento aunque no tocamos ni maracas; él lo produjo, yo lo narré. Y desde nuestras respectivas trincheras vimos crecer, correr, caer y levantarse a una escena única, llena de héroes y villanos.

Adduci es hoy un nombre extraño, casi desconocido, para las bandas jóvenes, esas que nunca supieron lo que era –para bien y para mal– ser parte de la familia Rock Fest. Y es que Ernesto es el papá del Rock Fest, franquicia musical que, a su imagen y semejanza, sirvió de hilo conductor para mucho de lo que pasó con el rock tico de finales de los 90 y principios de los 2000.

Los tiempos acelerados de productor de conciertos están atrás. Este publicista encontró en Chicago su paz interior y allá cría, junto con su esposa Úrsula, al pequeño Andrés, nombrado desde luego a partir de Calamaro. Ernesto es un devoto del Pescado y me lo deja más que claro con la camisa del roquero argentino con la que llegó a la cita, la cual se extendió por más horas de lo planeado y en la que, al menos yo, tomé tanto como para al final terminar con la lengua suelta, confesando mis propias verdades en un inesperado intercambio de roles (sí, Ernesto me entrevistó y le queda a él revelar eventualmente mis respuestas, bastante sinceras todas. Los dos tenemos la grabación y me da pena caer en cuenta que en su momento me manifesté como el fan más enamorado de Foster the People).

Si bien mucha agua ha corrido desde el último Rock Fest, en el 2003, Ernesto tiene el tema a flor de piel y basta con darle un empujoncito para que salte en él la pasión que lo impulsó a emprender la quijotada de llenar de rock costarricense escenarios cada vez más ambiciosos: Casa Matute, el Melico, el Herradura...

Desde luego que con los recuerdos viene también el resentimiento, el trago amargo de alguien que fue acusado de explotar a las bandas, de ser un fresita, un outsider aprovechado, un hombre de negocios orientado por los negocios. Insultos en su cara, insultos a su espalda, toparse su carro con las cuatro llantas estalladas... todo eso también sigue ahí.

Pero, con todo y todo, Adduci no lo niega: todos los días piensa en el Rock Fest. La noticia de que no haría más su festival me la dio a mí y vuelve a ser conmigo que rompe fuego: su concierto volverá, no sabe cuándo ni cómo, que que vuelve, vuelve...

Esta es una plática extensa, que posiblemente solo Ernesto y yo repasaremos completa. Con la carga emocional más liviana por cosas mucho más trascendentes (también soy padre y entiendo la luz en los ojos de este flaco espigado cuando habla de su hijo), Adduci hizo delante de mi grabadora un repaso de casi 10 años por  sus vivencias dentro de la escena del rock tico, una que él sacudió más sin nunca ser miembro titular, sino más bien un actor invitado.

- ¿Cuanto tenés de estar acá?

- 11 años en noviembre (la entrevista fue en setiembre del 2011).

- ¿Te viniste por brete?

- Me ofrecieron trasladarme. Estaba en Buenos Aires el día en que cambió mi vida por completo. En publicidad que te digan andate a Chicago es ir a las grandes ligas y ese mismo día, saliendo de esa reunión, fui a buscar a la familia de mi papá que es argentina y lo había perdido hace 40 años.

La casa no estaba pero había un parqueo y al lado una tienda de música. El tipo que atendía la tienda era de apellido Adduci y era mi primo tercero y por él me contacté con toda la familia.

- Eso coincidió con qué etapa del Rock Fest, porque recuerdo que hiciste uno desde afuera...

- Hice dos desde afuera, el de Futbol 5 de La Uruca (2002) y el que hicimos por el Liceo de Costa Rica, en Sportworld (2003). Esos dos los hice desde acá y sin Manuel (Ardón, su socio); el del Herradura de una tarima, que fue de dos días, también lo hice desde acá (2001).

En el del 2001 tenía a Manuel Ardón cuando éramos Productores Anónimos. Los otros los hizo Ernesto Adduci Presenta.

- ¿Cómo te metiste en el rock?

- Siempre me gustó la música y siendo de cuentas en agencias de publicidad uno le da apoyo a los artistas. Como productor no tenés el talento para tocar pero sí para ayudar a quienes sí lo tienen. Trabajaba en una agencia que se llamaba Kio y el contador, Danny Morales, era bajista de una banda que yo le puse nombre: The Facts y luego Password.

Él llega y me dice que les ayude: les hice camisetas, mantas, les puse nombre, les ayudé a conseguir chivos... eran una banda de covers que tocaba desde Dust in the Wind hasta Mr. Jones.

Danny es muy importante en la historia del Rock Fest porque después de un tiempo de que ya había producido  un par de conciertos internacionales hicimos un evento que se llamó Texaco Street Ball, que era un montón de gente jugando basquet. Un día estábamos Danny y yo en un bar y me dice: ¿Por qué no hacés una vara como esta para bandas? Antes de buscar bandas, buscamos premios: Promúsica nos dio un cuatro pistas y micrófonos, TVA nos dio un video y otras varas.

Hablamos con Casa Matute, que era un lugar rarísimo, con una tarima medio aérea... más como para (ir a ver) culos. Jacinto Acuña, que era el baterista de Liverpool, manejaba el lugar y nos lo presta.

- ¿Esos conciertos internacionales que hiciste fueron antes del RF?

Sí, el de Azul Violeta fue el único en que iba con mi plata. En los otros ayudaba a unos maes BFS Producciones, unos carajillos que no sabían nada en ese entonces y no siguieron metidos en eso. Hicieron Enanos (Verdes), en el momento de Lamento boliviano, que estaba taqueado; esos muchachos hicieron un montón de plata. Después hicieron Caifanes y perdieron todo lo que se habían ganado.

Ellos no quisieron agarrar a Azul Violeta y yo le entré por $3.000. Me fui a Guatemala, me encontré con Giacomo Buonafina (dueño del sello disquero Primera Generación) e hicimos una buena relación. En el primer Rock Fest, en Matute, en el 96, yo traje a Giaco para que viera bandas y ese día tocó Bruno Porter y él les produjo el Chuís parece arbot.

Empezamos a conseguir bandas...

- ¿No eras compa de alguien en las bandas?

Con Capmany. Foto cortesía E. Adduci
No, solo de Jose Capmany pero más por groupie: yo iba a ver a Jose, Modelo Para Armar, 50 al Norte. Fue Jose el que me dijo que no podíamos hacer un concurso, que tenían una hermandad de grupos y al final rifamos los premios entre las bandas... Jose se pegó el video de TVA.

- ¿Quiénes tocaron en ese primer RF?

- Te digo quienes no tocaron: Hormigas (en la Pared), Jose los invitó y no llegaron; Liverpool, aunque Jacinto era el mae del chante no quisieron, y El Parque, que no quisieron.

Abrió Índigo, que en ese momento era número uno con Almas solas en Universal. Los maes llegaron bien chaineados, le dieron con todo. Sujetos de la Nada, que había pegado número uno con La loca de Gandoca y estaba de número dos con Estoy sientiendo, que era una balada. Una banda que se llamaba Nómada, que tenía una piecita pegada en Universal. Café con Leche; La Nueva P; los Facts con cosas originales en inglés; Inconsciente Colectivo; Bruno Porter, y Blues Machine.

Ese fue el lineup y la vara se quedó corta por los grupos que no llegaron, entonces se subieron los Guido, que estaban de plomos, y empezaron a tocar piezas de Cerati. Terminó muy raro, si llegaron 400 personas fueron muchas y ganamos exactamente ¢82.000, que nos repartimos entre tres socios.

- Si la ganancia fue cualquier cosa, ¿por qué seguir?

Sentís la eferversencia. Era el 96.. Almas solas... Bruno... El Parque estaba pegando Juana, sentís que sos parte de algo. Cuando empezás a ver a todos juntos, había una hermandad, todos iban juntos al estudio, iban juntos a TVA, eran los compas, y quise ser parte de eso... nunca lo fui, no sé si porque soy un tipo raro o no me abrieron del todo la puerta. Yo empecé a creer en algo, había algo, podía pasar algo y por eso es que el segundo año tratamos de hacer algo más grande, pasándonos al Melico

- Hablemos del Rock Fest del 97...

- Entré bien, tenía a RSTV, metimos luces, pantallas, traje a MTV con su programa Semana rock. Vi el email del productor en una transmisión, le escribí y me respondió: yo no conocía a nadie, todo era a puros huevos.



- Recuerdo que tenías buen patrocinio, porque ese fue otro punto: por tu área profesional la gestión de recursos sabías cómo funcionaba, mejor que otros productores. Con vos se metieron marcas que nunca más han apoyado algo nacional...

- En ese chivo tenía el logo de IBM, nos dieron cualquier tontera pero teníamos el logo. Algo de una tienda de discos, MCD que estaba por Muñoz y Nanne, conseguimos ¢200.000 pero nos la jugamos. Ese día dejé amigos afuera porque la gente no cabía, los tipos del Melico me querían matar porque había gente sentada en los pasillos...

- ¿Quiénes tocaron?

- Evolución, y me acuerdo cuando vi a Andrés (de la Espriella) en ese escenario me puse muy contento; Gandhi y El Parque por primera vez juntos, fue cuando El Parque hizo el episodio de los pollos. Cuando Luis Montalbert salió vestido en el traje de bombillos y el teatro estalló, sentí que cambiaron los poderes, que ya no era El Parque.


- ¿Qué fue lo que pasó con los pollos?

- (Los de El Parque) repartieron un volante con una hablada que no recuerdo bien; tenían un carajo vestido de verdugo y el mae descabezaba pollos y los tiraba en el escenario. Mataron bien el chivo pero sí sentí que cambiaron los poderes (de EP hacia Gandhi).

Tocó Blues Machine y ahí viene la anécdota. Ya no estaba Tony Clark sino solo Tony White. Estaban arriándole y Danny (Morales) les bajó el telón sin terminar y los maes se iban agachando conforme bajaba el telón. Tocó Ares (grupo de Kin Rivera Jr.) que estaba pegadito; Password; Jose que siempre estaba; Bruno; Indigo y empezó la bronca con el dinero: el primer año no se le pagó a nadie porque no había con qué, en el segundo entró un poco más de plata pero no se les pagó porque saldrían en MTV... empezó un poco la hablada. Hubo un intento de motín y quedamos en que el siguiente año se les iba a pagar.

- ¿Estaba previsto entonces hacer uno en 1998?

- Sí, claro, siempre, y en cómo hacerlo más grande. En el 98 seguimos en el Melico y nos metimos con Amnistía (Internacional) y trajimos el libro más grande del mundo para que la gente firmara su respaldo a la declaración de derechos humanos. Hablé con Djenane Villanueva y hubo cobertura de CNN; volvió MTV, con Raizónica y nos dieron media hora de programa.

Vino Leandro O'Brien con Raizónica. Leandro estaba enamorado del país, no pasaban videos porque no teníamos, solo el del Parque. El mae desde que se baja del avión me pide la grifa, yo no tengo pero le hablo a un compa y me dice que vayamos a conseguirla a Sand, y conseguimos un mae que sí tiene, y nos vendieron orégano... nos sacaron 10 rojos por orégano.



Ese RF fue muy parecido, casi los mismos grupos, y empezó lo de la plata, hubo roces por el orden de los artistas, fue un buen chivo, salió bien... aunque no tanto como el primero en el Melico y por eso me tomo un año de break. Tengo que dedicarle un año a la publicidad, me paso de agencia a FCB, tengo que dedicarle tiempo a esto, y en el 99 no hay chivo y creí que no lo iba a hacer más.

- ¿Por qué?

- Le estaba dedicando demasiado tiempo, descuidando cosas que le daban de comer a mi familia. La gerente general de FCB me prestó el carro de la agencia y al día siguiente se encontró un leño en el cenicero... me la estaba jugando. Eso sí, los compas siempre apoyaron y mi familia nunca tuvo problemas.

- ¿Alguien te reclamó, se extrañó al RF en 1999?

- Sí, me preguntaron, Jose me insistía. En esos años manejé a Indigo, a La Nueva P... te vas a cagar de risa: manejé a Glenda Peraza. Cuando eso pasó tengo un contacto con una gente de Canada Dry, que eran mis clientes en la agencia y querían eventos. Les hicimos una gira y ahí conocí a Manuel Ardón que se vuelve una figura clave en mi vida.

Él siempre quiso ayudar a los artista cubanos, a la hermandad centroamericana y queríamos hacer algo importante, relevante y en ese momento nos ofrencen a Joaquín Sabina, en noviembre del 99... y lo hicimos en el auditorio del Herradura. Fue cuando Sabina pasó a ser popular, con sus piecitas poperas.

Con Joaquín Sabina
- ¿Pero no era que te ibas a salir?

- Pero cómo decirle que no a Sabina. Le entramos sin ningún patrocinador, poniendo a responder nuestras casas y carros. Yo no soy una persona rica, no teníamos capital pero igual nos la jugamos...

- Decís que no sos una persona rica pero hay gente que cree que Adduci es un fresita...

Claro que soy un fresita, me gustan las cosas buenas. Nací en un apartamentito chico en el Paseo Colón, viví 10 años en Tibás, ahí por el estadio, y mi papá durante muchos años no tuvo trabajo fijo, hacía de todo, vender enciclopeas, tomar fotos, bienes raíces pero me inculcó el gusto por las cosas buenas: él amasaba pasta, no íbamos a Miami pero había del mejor salami...

Es dificil, yo trabajaba en una oficina, con traje, y la gente me veía llegar así al Escondite. Si ves mi cuenta de ahorros te reís pero vivo bien, vivo el momento...

La cosa es que hacemosa Sabina y salimos tablas, creo que perdimos como 10 rojos. Esa noche Sabina no quiso hablar antes del show y después nos dice que qué vamos a hacer y nos vamos a Jaulares. Yo estaba muerto, me tocó bretear todo el show... llego y Joaquín Fuckin' Sabina se levanta y comienza a aplaudirme. Me senté al lado de él y empezamos a hablar. Me volvió todo y le dije Manuel "tengo este evento" y nos mandamos a lo grande con los contactos del Herradura.

- En el 2000 vienen las dos tarimas (una grande, dentro del anfiteatro, y una pequella, afuera), en el Herradura, y buen patrocinio...

Sí, con Colgate, que los amaré toda la vida. Kadeho abrió ese chivo en la tarima chiquita y Mario Miranda me armó una bronca, me trajo a la mamá... El Guato tocó en la tarima B.. le decíamos la roja y la azul para no ofender a nadie.



- Era un formato muy de festival gringo, con varios escenarios, aunque con la diferencia de que tenés unas gradas enormes y la inseguridad de un montón de maes subiendo y bajando en carrera...

- Me quería morir, y lo hicimos en julio y vos sabés cómo llueve en julio, aunque al final llovió como media hora. Incluso mandamos a hacer capas con el logo del Rock Fest.

- ¿Ese logo de la cinta es tuyo?

- Lo hizo Ana Lucrecia Macaya y lo use desde el 98. Muchos buenos creativos hicieron campañas para el RF.

- ¿La tarima principal tenía a los más importantes?

- Estaba Broca, estaba (Calle) Dolores... mientras que Tropa 56 y Porpartes en la de arriba. No estaba previsto hacer dos tarimas pero las bandas empiezan a pedir espacio. Mássimo Hernández (baterista de Gandhi) recomendó algunas bandas y así llegaron Broca y Calle Dolores.

- ¿A esa altura las bandas ya te buscaban?

- Claro. Yo no conocía a Geovanny (Durán) y el mae me llamaba y me llamaba y por eso toca El Guato en la tarima de arriba. Abajo tocaron Garbanzos, Dolores, Gandhi, Broca, Inconsciente, Jose, Gin Aluvosi (grupo del cineasta Miguel Gómez)...

- ¿Al año siguiente fue que Gin Aluvosi llevó a las teiboleras?

- Sí, pero en el 2000 hicieron un carnaval y eso es culpa de Víctor (Gago), de El Escondite.



En el 2000 fue apoteósico, sensacional. Mekatelyu trajo a Thelma Darkins, Broca pateó traseros de una forma única...

- Siempre me hizo gracia que le dieras tanta pelota a Broca, siendo un grupo cero querido...

- Era el único. No me hablaron después, porque para el último concierto (2003) me preguntaron que a qué hora tocaban y les dije "ustedes no hicieron nada: estoy metiendo a las bandas más populares y que más han breteado y no los puedo meter a ustedes". Después los vi en un bar y me quitaron la cara.


- ¿Ganaron plata ese año?

- Ahí sí, y la pagamos a las bandas del escenario de abajo. Les pagábamos cualquier tontera, 80.000 cañas, algo así. Ya en el 2001 comenzaron los problemas financieros.

- El 2001 fue la única edición del RF que se extendió por dos días, siempre en el Herradura...

- Nos dieron el anfiteatro inundado, fue terrible. Tuvimos que echar aserrín, burucha, porque cuando llegamos había renacuajos, les reclamo y me dicen que es problema mío. La gente no me cree que gastábamos ¢15 millones en producción del RF.

Ese año fue muy cansado, al segundo día yo estaba muerto, el público estaba muerto. Cuando tocó Golpe de Estado! si había 10 personas había muchas...

- Yo recuerdo haber visto a grupos tempraneros como Insano, Trauma, Mandrágora tocándole a cuatro gatos...

- Sí, porque le tocaba cerrar a los populares...

- Ese fue el año del Himno al Rock Fest...

- Holy crap...

- ¿Qué pensás ahora de esa pieza? A mí me parece horrible...

- Fue una iniciativa lindísima de una persona que quiso mucho al RF (Rafa Ugarte, entonces baterista de Inconsciente Colectivo). Yo no le pedí nada a nadie y él llega un día en El Escondite y me dice que le escribió una pieza al RF y que quería que fuera el himno del RF. Ahí, en El Escondite, había una camarilla de grupos amigos, como Sintagma, San Lucas, Quinta Esencia...

- Recuerdo que ese año tocó Trival, que nadie los conocía; tocó Choreco...

- Choreco fue un gol. (Luis) Sandino; Chalo Trejos; Choreco (Federico Cruz); Arete (Alejandro Acuña); El Vera (Alberto Ortiz); Jorgito Castillo, de La Clase; todos ándábamos por ahí y vinculados de alguna manera con la publicidad...



Y sí, tocó Trival, y Marco Chinchilla con su proyecto, que es un súper guitarrista...

- ¿Quién te ayudaba a seleccionar las bandas, porque asumo que un grupo como Insano estaba fuera de tu radar?

- Me diste un caso malo, porque Insano fue un caso muy puntual. Yo llego a Costa Rica y hago una fiesta en la oficina nueva de Productores Anónimos, frente al parque de Mata Redonda. Llegan muchos músicos... la oficina estaba muy bonita...

- ¿Esa fue la vez que te estallaron las llantas del carro?

- No solo me estallaron las llantas del carro, sino que el fax de la oficina apareció tirado a los 100 metros... me reventaron las ventanas del carro.

- ¿Fue alguien que estaba en la fiesta?

- Sí, fue alguien que estaba en la fiesta y yo creo saber quién fue pero no te lo voy a decir on the record...

- ¿Cuál fue la bronca para que fueras víctima de este vandalismo?

- Estábamos haciendo una fiesta en la que servimos Johnny Walker, en la que mi esposa hace bocas, en la que todo pinta bien, en la que presentás una oficina que bien puede ser su casa (la de las bandas). Y la gente ve esas varas y dice cómo es posible que este maldito que no es músico, este vividor de nosotros...

- Este fresita...

- Este fresita tenga una oficina y sirva Johnny Walker cuando nosotros con costos podemos comprarnos una birra. Yo creo que fue algo así...

Con los Caifanes
- Yo siempre creí que era el despecho de un grupo que no fue invitado al RF...

No, porque yo vi al grupo, estaba arrecostado a mi carro ese día y cuando salí se estaban riendo mucho... anyway, encontré el carro en el piso...

- ¿Y con algo así no te dieron ganas de mandar a la mierda todo?

- Sí, claro, pero todo estaba muy adelantado, no podés cagarte en estos maes (las bandas ya confirmadas). Y ese año me dice Jose que quiere tocar los dos días (Capmany se presentó los dos días del RF, uno como solista y al siguiente con banda, en la que sería su última participación en el festival).

Por dos hijueputas no podés cagarte en todo. Yo estoy afuera, sentado, viendo el carro sin las cuatro llantas... ¿qué hacés?, es como que te cogieran por el culo, te sentís basura. Y en eso aparecen los Insano: (William) Magee, Ricardo (Hernández), Rodrigo (Chaverri)... "Diay mae, ¿qué pasó?, nosotros veníamos a ver si nos habían metido y si quedaba guaro..." Ver a esos maes tirados en el piso, quitando las llantas, llevándoselas a La Castella... claro que tocan en el Rock Fest... ¡Fuck it!

Por eso William Magee había sido el único roquero costarricense en aparecer en la portada del diario La Nación. Magee sigue siendo mi amigo. Ese año recuerdo que Ana María (Parra) pulseó la portada, yo les tenía una oficinita a ustedes (esto fue en el Rock Fest 2003, que Ana María y yo cubrimos juntos).

Yo bajé, hablé con William (contándole que podría salir en la portada) y se le salieron las lágrimas, yo me quebré horrible. Y fue un momento muy carga porque sentí que habíamos logrado algo... hicimos las cosas bien.

Respondiéndote la pregunta: yo era el que seleccionaba las bandas. Había una que otra en la que Manuel me pedía ayuda, estos muchachos de Alajuela, Portal de Piedra, los tenía en banca... y había una banca y se quedaron ahí todo el día hasta que los puse.

- ¿Cuál sentís que fue el Rock Fest más grande?

El del 2000, el de las dos tarimas...

- El del 2001 hoy parece una salvajada. Hasta se reflejó en un disco después y recuerdo que vos lo grabaste completo. ¿Qué pasó con esa grabación, que solo se usaron en el disco la versión de La intocabilidad, de Evolución, y El himno del RF?

- Yo le pagué a Carlos Domínguez para que viniera a grabar el chivo, solo en audio. Domínguez me da los tapes, todo el chivo, y esas cintas se pierden entre las manos de José Porras (ex-BMG y Sony) y José Solano, el de Marsol, y podés decirlo. De ese chivo está grabado en vivo, dos veces, Born in Hatillo 6 y Maletón, por ejemplo...

- ¿Quedó bien grabado, porque habíamos entendido que no y que por eso no se usó?

- Eso fue lo que yo dije, porque nadie quiso mezclar eso. Se mezcló solo La Intocalibilidad, que José Solano me cobró $100 por la mezcla de esa pieza, y otros $100 por el Himno.

- Hablemos del disco...

Una de las cosas que más odio del RF es el disco del RF, es una porquería terrible, nunca gané dinero de eso. Fue un disco sin concepto, sin arte...

- Pero vos hiciste los artes...

- Yo hice las portadas y yo no sé hacer portadas. Debí haber llamado a Mássimo Hernández... fue una pésima decisión mía.

- Mae, yo nunca entendí esa portada y no entendí que te estabas fumando cuando la hiciste...

- Yo quise hacerla y no debí hacerlo. Mae, yo sé manejar Corel Draw, masomenos. Ponete a pensar en el orden de las canciones, en la selección... yo al inicio pensé en canciones con un sentido, y le iba a pedir a Gandhi El Invisible... pero terminé con canciones...

- ¿Te gusta?

- No, jamás...

- Con todo y todo es el único disco que circuló comercialmente con algo de San Lucas, de Broca...

- Tal vez sea su único significado... Tuve muchos problemas con los sellos...

- Y aquel cuento de que Ernesto Adduci licencia las canciones que no eran de DDM y que Adduci se está gorreando a los grupos con las licencias...

- Las canciones son de todos, hoy te digo, las canciones son de todos, el nombre RF es de todos y si alguien quiere venir a que le invite una birra, lo hago... todo ese tipo de cosas, es un momento que estábamos trabajando en una situación empresarial. Vos al inicio de la entrevista me dijiste que yo tenía una idea de cómo hacer las cosas bien desde el punto de vista de recursos... recursos buenos y recursos malos, y los recusos malos son cuando empezás a involucrar derechos de propiedad intelectual, abogados... si hacés un disco debés tener los derechos de propiedad...

- ¿Esas licencias de parte de las bandas para con vos qué implicaron?

- Ellos firmaron un acuerdo que decía que esa canción solo iba a salir en un disco de DDM, no mío, a nombre de Ernesto Adduci...

- ¿Te ganaste algo con el disco?

- De entrada DDM me dio $1000 que los usé para el siguiente Fest y pagaron la fiesta de lanzamiento (del disco)...

- Sí, en El Escondite, recuerdo que incluyó un ritual de ladrillitos...

- Una pavada que salió horrible. Eso sí, fue una buena fiesta, yo me la pegué...

- ¿Y los grupos se ganaron algo por aparecer en el disco?

- No, no se ganaron nada.

- ¿Y todos estaban bien con eso?

- Sí. Hay dos escuelas de pensamiento dentro de los músicos: el que piensa Adduci me cogió o Adduci me sacó la canción en un disco y me puso en una tarima grande. De los que dicen Adduci me cogió probablemente nunca hubieran estado en una tarima tan grande y a la mayoría de esos les pagué, irónicamente.

Tuve problemas severos con pago (a bandas) en algún momento. A Gandhi le pagué cantidades considerables de dinero en los últimos tres, cuatro Fest, a Evolución también...

- El RF del 2001 fue el primero que yo cubrí, para mí fue histórico. Recuerdo a Esteban (Rojas) de Deznuke que le pidió al mae de sonido que le pusiera el disco y al mae no le dio la gana...

- Y Esteban aún así se subió con Dolores, fue fantástico...

- Fue el primer contacto que los de prensa tuvimos con grupos como Kadeho, San Lucas, Insano, grupos que cubriríamos durante los siguientes 10 años...

- Recuerdo que la puesta en escena de Deznuke era sensacional, los chaines (Deznuke se integró al RF en las ediciones 2002 y 2003)...

- ¿En el 2001 te fue bien?

- Masomenos...

- ¿Te parece salvaje (un festival de dos días)?

- Sí, claro, al segundo día estaba como un zombie...

- Recuerdo haberte visto cuando se echaron el himno, al cierre, y parecía que te ibas a desmayar...

- Ese año me perdí a Dolores y a Insconciente... me fui a dormir a un cuarto que teníamos en el Herradura.

Gandhi es una banda cercana, y Evolución, tengo buenos amigos en cada banda. No me lo estás preguntando pero el mejor disco que ha salido en Costa Rica en los últimos cinco años es el Flores muertas, de Moldo. Estoy feliz de que es mi amigo, un muchacho al que quiero, que ha pasado por tanta cosa y sacara un disco tan desangrado...

- Llegamos el 2002...


- Producido desde Chicago...

- ¿Cómo hacías, sin Facebook, Messenger, Skype?

- La cuenta de teléfono era de $500 al mes. Manuel (Ardón) trabajaba la parte de producción, yo la relación con los artistas y viajaba para reunirme con los patrocinadores, las radios, Amnet...

- Ese fue en una cancha de futbol 5 en La Uruca, y ya solo un día. ¿Ya ese fue sin Manuel?

- Hubo algo del 2001, Manuel estaba haciendo un concierto de Pablo Milanés y yo estaba concentrado en el RF... al año siguiente me fui solo.

- ¿Hubo algún problema entre ustedes?

- No, si te digo que es el padrino de mi chiquito. Manuel continúa con su ride cubano, yo hago Ernesto Adduci Presenta y le dije a Úrsula: "vamos"...

- El del 2002 fue un buen chivo, aunque el lugar estaba cagado, era un horno...

- Y solo teníamos Hi-C...

- Recuerdo que tocó Deznuke y después metiste a Suite Doble. Yo pensé que los iban a matar, pero no, porque venían con la pieza de Belmont (Al final)...

- Sí, Al final. En ese me salió bien, porque ellos tenían un chivo en la noche. Yo pensé lo mismo, que los iban a matar, pero no, la pieza estaba pegada. Va a funcionar y funcionó... pero no funcionó meter a Mario Maissonave, un mae al que quiero mucho.

Mario es una persona que yo siento de las que pusieron la base: Mario, Jose, Bernal, del orden no estoy muy seguro...

- Recuerdo que hiciste la presentación del disco recopilatorio de Maissonave...

- Era mi ídolo, fui a montones de chivos de Modelo para Armar en el Club Panda, a colegios en Grecia... no nos conocíamos y el mae me pide que le escriba el texto, no éramos amigos... Salieron un montón de canciones que nunca salieron en CD...

- Como Hollywood (Cuando Hollywood duerme)...

Es su mejor canción, es sensacional. Está en mi top 5... preguntame...

- ¿Cuál es tu top 5 de rock nacional?

5. Un día triste de marzo, de Gandhi
4. Frágil, de Inconsciente Colectivo
3. Hollywood, de Mario Maissonave
2. Revolución de la imaginación, de Evolución
1. Dime qué puedo hacer sin ti, de 50 al Norte.

En un momento en Costa Rica nacieron canciones redondas, perfectas. Dime y Frágil son perfectas...

Hoy yo escucho muchas varas online, bandas ticas que es notorio que están trabajando duro, que están trabajando bien. ¿Es esto lo que se ocupa para salir de Costa Rica? Yo creo que no, no estamos promoviendo algo diferente...

- ¿Propusimos algo diferente antes?

- Si pensás en los 90, mitad de los 2000 como Illya Kuryaki & The Valderramas, Café Tacuba... ¿cuándo escuchaste algo así en tu vida? ¿Qué estamos haciendo diferente? Mae, yo estoy sentado en México en 1996 o 97, era el mánager de La Nueva P; estoy sentado con el gerente general de Culebra Records, que era el sello de rock en español de BMG. Llego a venderle la música de LNP, le pongo La pecera y el tipo se queda como si nada, le doy play a Bip viri bop y me dice que por qué no se la puse primero. Me dijo que tenía que llevarla ahí, pero cosas pasaron en la semana siguiente y no se dio.

El de Culebra nos pidió un director artístico. ¿Qué hubiera pasado si Frágil, Dime o El Invisible hubieran tenido un director artístico?

- Llegamos al 2003, el último, con bandas y géneros que no eran tus favoritos, como el nu metal y el ska. Se puede decir que del concepto del 96, al 2002 era otra cosa...

- En esa línea del tiempo alguien tocó La avispa en mi escenario, y para mí eso es un problema. Si es pesado, si no me gusta, no me importa. Mandrágora, Insano, Trauma, December's, Deznuke, la vara se puso más pesada y era el camino, me di al público y el público quería pesado. Era el camino que seguía el rock costarricense y el RF debía seguirlo, me guste o no, y ahí empezó el problema.



- ¿El RF era para Adduci o para la gente?

- El RF primero o segundo, que disfruté tanto, ya no tenía razón de exisitir.

- ¿El del 2003 lo disfrutaste?

- Sí, algunas cosas, disfruté a El Guato con cañones de confeti, a Mekatelyu pidiéndonos que bailáramos en la tarima, le regalé un cuadro a Abel (Guier) que se casaba ese día... son varas que la gente no sabe.

- Después del chivo del 2003, ¿en qué momento decís se acabó esta vara? Recuerdo que hablamos que iba a ser en el Museo del Niño en el 2004...

- Así iba a ser, atrás de la tarima iba a haber una rueda de Chicago con páneles que servirían de pantalla giratoria, y la gente lo iba a poder ver desde arriba.

- ¿Cuál iba a ser el lineup?

- Estaba Nada, en un mejor horario...

- En el RF del 2003 recuerdo a Kurt (Dyer) muy ahuevado porque abrieron y nadie los escuchó...

- En el 2003 me topé a Kurt comprando una camiseta de RF porque decía Nada y me dio las gracias.

Los mismos de siempre iban a estar... bueno, pero uno de los maes que tuve todos los años me dijo, cuando supo que no lo iba a hacer, que de por sí no iba a tocar... a un mae que en el último chivo le pagué ¢800.000

Hubo muchas broncas y agarronozasos... nunca con los Gandhi, nunca con Kadeho...

- Pero recuerdo que Kadeho se quedó por fuera en el 2003, justo cuando estaban más pegados...

- Me cobraron mucha plata, y eso que les ofrecí ¢400.000 por tocar 40 minutos.

Ese año (2003) me ofendieron muy feo, en la cara, me lo dijo gente como Paulo Parra (cantante de Garbanzos), como el cantante de República Fortuna, me ofendieron feo... en el 2002 se agarraron a pichazos en los camerinos...

- Sí, fue cuando Jose Coto se pasó de Calle Dolores a Garbanzos...

- Se agarraron a pichazos... Sapo (Fabián Brenes, exbaterista de Calle Dolores) ya estaba muerto... ¿cómo se agarran a pichazos en un chivo dedicado a él? Y afuera de ese chivo Parra me ofendió muy feo

Todavía en el 2003 cuando sacamos la portada (en La Nación)... íbamos a traer como decir a Ciudad Mágica (para el montaje del 2004), pero sentí que se me salió de las manos,con algunas bandas que no se merecían lo que hacía por ellos: les teníamos congeladores llenos de birras, a mi amigo Manuel cocinándoles,  no se lo merecían... ¿pagaron justos por pecadores? Correcto.

Hay vida después del Rock Fest, aunque me fascina hablar de esto, me apasiona, no hay nada desde el punto de vista profesional que me apasiones más que hacer el RF...

-Después vino la bronca del nombre, cuando se anunció un Under Fest. Si bien hoy puede haber un Whaterver Fest en ese entonces para vos era un tema, de hecho nadie imaginaba que lo hubieses registrado...

- El problema fue la entrevista, que la hiciste vos. Ellos dijeron que era el hermano malo del RF, empezaron a compararse con el RF y no podés montarte encima de lo que hizo otro para hacer algo nuevo...

- ¿Te aportó ese pleito?

- No hice ninguno, no hubo una denuncia en ningún juzgado...

- ¿Pero sí amenazaste?

Correcto, igual que a Alpina cuando hizo el Beach Fest o a Hi-C cuando quiso hacer el Hi-C Music Fest.

- ¿Aún lo tenés registrado?

- Sí

- ¿Y por qué desististe, si hoy se hace un Fest a la semana?

- Estoy más viejo, no tengo ningún interés, ya pasó mucho tiempo... pero si alguien llega y hace un RF sí habrá un problema...

- ¿Se te ha ocurrido reactivarlo como franquicia?

- Todos los días, me pica por 10 minutos... y me acuerdo de lo negativo. Lo hablé con Manuel y sé que lo voy a hacer...

- ¿Y hacés las paces con lo que quiera que te desmatizó?

- El día en que pueda tener en una tarima, sin problema, a Gandhi, a Evolución, a Bernal, a Patricio, a las bandas que a mí me gustan, a William Magee...

- Pero son puros clásicos, que quién sabe le lleguen a los jóvenes...

No importa. Bandas que me hagan feliz. En los RF del Melico mis papás lo vieron desde el palco... preguntame si llegaron a Sportworld...

- ¿Si vuelve el Rock Fest no será para la gente joven?

- Eso no implica que Percance o Akasha no toquen, sino que yo me sienta cómodo, que no sacrifique mi criterio...

- Hagamos un lineup hipotético, de 10 grupos.

- Gandhi, Evolución, Bernal (Villegas), Pedro (Capmany), Moldo, alguna banda de ska brava como Dolores, trataría de convencer a Jose (Coto); ver a Insano que se reúna, tener reunión de bandas que se han ido... a El Parque con Paul, al mismo Lucho Calavera, y a una banda decente que se lo gane porque el pueblo lo pidió...

- ¿Aunque no te guste?

- Una no tengo problema, el problema lo tengo con siete...

Sé que un día voy a hacer un RF, otra vez, no sé si este año, o en tres años, el día que mi hijo Andrés entienda (tiene dos años).

- ¿El RF es viable?

- Claro, siempre es viable, no va a ser mañana, pero cuando sea va a ser porque el RF se necesita.

- Yo creo que se necesita desde que se acabó...

- No estoy de acuerdo...

- A pesar de que digan lo que digan de Adduci, no he visto una franquicia nacional de conciertos que logre lo que logró el RF...

- Cuando el RF nace es porque se necesita, porque tenés a Gandhi, Bruno Porter, El Parque, aquella efervecencia de talento y nadie hacía nada, los músicos estaban solos. Yo llegué y puse el punto sobre la i, solo eso. ¿Qué es lo maravilloso que ha nacido en los dos últimos años en rock, una sola cosa, pensá?

- ¿Te hace falta Costa Rica musicalmente?

- Si lo quiero, lo tengo ahí. Oigo a Jose, a veces, me cuesta... a Mario, a Kadeho, el Religiones, Gandhi y Evolución me recuerdan mucho el RF... tengo muchos discos de rock costarricense que nunca escuché...

- ¿Te hace falta aquello musical, ser una figura de poder en la escena musical, tener la papa en la mano?

- Eso no es tan poderoso... es tan dificil, sos padre de familia, vivís en otra ciudad, tenés tu negocio... aunque siempre todas las noches, antes de dormirme, pienso, al menos un minuto, en el Rock Fest.

- ¿Te hace falta?

- Mucho de lo bueno...

- ¿Qué extrañás?

- El poder estar sentado en un bar con William Magee, con Ricardo Chamberlain, con Luisillo (Montalbert), la cotideanidad del rock que había en un lugar como El Escondite... eso me hace falta. Hablábamos de negocios pero como amigos.

- ¿Hubo vanidad tuya, porque como marca impulsaste tu nombre?

- Mi ego es tan grande que tuve una compañía que se llama Ernersto Adduci Presenta; soy hijo de un argentino y un día que Ana María escribió "Y Ernesto caminó por ahí sintiéndose bien"... fuck man. Claro que hay orgullo, si vos no crees en vos, quién. Soy humilde en ciertas cosas pero no si pretendo reunir a 5000 personas y 30 bandas. Ahí tengo que ser un líder...

Foto: Fabián Fernández