miércoles, 14 de marzo de 2012

Sin necesidad, Laura pone a Nery y Hanna en la balanza


Pongamos a competir a las dos personas más queridas y populares de Costa Rica, que de por sí en deportes lo que cuenta es participar, no ganar.

La presidenta Laura Chinchilla encontró la mejor manera para resolver ese absurdo al que llaman premio deportivo Claudia Poll, y que desde su creación ha sido un dolor de cabeza para las autoridades. Y es que en vez de entrarle al entuerto desde el punto de vista jurídico y legislativo (hablamos de una ley de la República), la mandataria y su "equipo" hicieron su propia interpretación, una que permite algo que solo en un juego de Wii parecía viable: que Nery Brenes y Hanna Gabriel entren en una misma disputa.

Ambos deportistas, bañados en gloria en su calidad de campeones mundiales de sus respectivas disciplinas, son nuestros trapitos de dominguear, la cara que damos al mundo, los referentes, los inspiradores, los luchadores que se penquearon, los modelos a seguir... los meros meros. Desde luego que a ojos del país, tanto Nery como Hanna se merecen todos los honores posibles y, precisamente para eso, en la década de los 90 se creo el premio Claudia Poll.

Invento del exdiputado Rodrigo Gutiérrez Schwanhauser, la ley se creo al calor del oro olímpico de Claudia y de hecho en casi 15 años solo la ondina se ha visto premiada por ella. Absurdamente, los diputados dotaron al premio Poll de una cantidad astronómica de dinero, que hoy asciende a más de ¢156 millones para su ganador anual (de los cuales, oh ironía, a Poll solo se le entregaron ¢30 millones).

El premio cayó –para suerte del Estado– en el olvido debido a nuestro pálido desempeño deportivo en la década anterior, lo que evitó que se resolviera el "pequeño" detalle de cómo financiar aquella ocurrencia, pues los diputados nunca le dieron los recursos necesarios (la ley dice que el Ministerio de Cultura deberá incluirlo en su presupuesto, el cual, como bien sabemos, es cualquier miseria).

Además, el premio está hecho para no ser conferido, pues se le promete solo a campeones olímpicos y mundiales. Y dado que las Poll eran una positiva anomalía en nuestro palmarés mundial, el reconocimiento cumplió por casi 15 años su objetivo de no ser de nadie. Hasta que Hanna y Nery se "pasearon" en todo.

Hanna Gabriel ganó dos distintos títulos mundiales en años consecutivos... ¿y el premio para ella? Bien, gracias. Ahora Nery es campeón del mundo... ¿y el premio para él? Ay mae, qué tortón.

No tiene vuelta de hoja: si bien todas las anteriores administraciones, desde 1997, fallaron en componer este desastre de "reconocimiento", fue durante la actual gestión que las autoridades se bailaron a Hanna. Se la bailaron porque el premio es anual, como bien dice la ley (no "bianual" como erróneamente lo dijo hoy la presidenta). Se la bailaron porque si ella quedó (de nuevo) campeona en el 2011, el jurado debió considerar su caso y emitir un criterio en enero pasado, como parte del anuncio anual de los premios nacionales que entrega el Ministerio de Cultura.

En un invento sin pies ni cabeza (y sin asidero en la ley), doña Laura dice que el premio se entregará en el 2013, tomando en cuenta los méritos deportivos tanto del 2011 y del 2012. Así de sencillo, Hanna (2011) y Nery (2012) competirán por un mismo reconocimiento, cuando lo correcto es que ella lo hiciera el año pasado y él en el que actualmente cursamos.

Digo, no es ciencia china como para que cueste tanto entender...

Y esto me emputa. Me emputa porque es un irrespeto a ellos y los demás atletas que se parten el alma, solos, por una medalla. Me emputa porque los políticos –tanto en el poder como detrás de él– ven en Nery y Hanna un botín de populismo, muchachos con los que es prudente tomarse fotos para subirlas en Facebook en el momento oportuno. Me emputa porque el Ministerio de Deporte es un sueño de opio, porque hemos tenido ministros de Deporte que no inspiran (solo risa y lástima), porque hay gente que tilda a Nery de juega de loco por decir sus verdades sin miedo ni poses calculadas. Me emputa porque flaco favor le hacemos a una mujer admirable como Claudia Poll, endilgándole su nombre a un mamaracho de premio que, lejos de motivar, más bien genera dolor en nuestros atletas.

Pero bueno, qué importa. Si en Zapote creen que es posible escoger quién merece más mérito entre Hanna Gabriel y Nery Brenes, pues que ruede la bola. ¿Lo resolvemos en el ring o la pista? ¿O al rato y si les damos una placa de taxi?

1 comentario:

  1. Quisiera persuadir a los lectores costarricenses que están igualmente indignados como nosotros del fiasco de Premio que NO les han entregado a nuestros deportistas que si quieren pueden tomar el premio y dárselo desde sus propias manos, donando mediante una iniciativa de "crowdfunding" en internet en la siguiente dirección:

    http://premiohannaynery.chipin.com/premio-solidario-nery-y-hanna

    Aqui se pueden hacer pequeñas donaciones que, al final van a contribuir en darles un Premio Solidario que si bien puede que no sean los cientos de millones de colones que supuestamente debería de ser, por lo menos constituya un agradecimiento REAL por parte de nosotros. Muchas gracias!

    ResponderEliminar