domingo, 25 de marzo de 2012

Festival Imperial día 1: el recuento

Manchester Orchestra... uff...

Es mediodía dominical y acaban de abrirse las puertas de la zona de conciertos del Festival Imperial. Mientras los más fiebres se aprestan a recibir una paliza de parte de un sol salvaje, los recuerdos de la primera jornada del Festival Imperial 2012 aún siguen frescos y tremendos.

Qué día el que vivimos ayer en La Guácima. Cualquier mal augurio hecho al festival quedó hecho trizas, tras un día completo de música de calidad altísima. Sin tratar de enredarme mucho en los mecates, he aquí un subjetivo recuento de lo más destacable del sábado 24 de marzo.

- Para mis efectos, cuatro nombres hicieron memorable la velada: Gogol Bordello, Manchester Orchestra, Cypress Hill y The Flaming Lips. Lo que estas cuatro bandas nos dieron hicieron que cualquiera que fuera el precio del boleto (dado que hubo dichosos que los consiguieron a dos rojos, en reventa) valiera la pena.

- Gogol Bordello es una rareza musical, un grupo que si bien es interesante en sus discos, en realidad es en vivo que se entiende a plenitud. Los gitanos son un virtuoso circo, que entretiene y a la vez roquea durísimo. De esos espectáculos que de fijo hay que volver a vivir.



- Manchester Orchestra venía muy bien recomendado y muchos me había advertido a no perderme su presentación. La banda de Atlanta le recetó un durísimo golpe a todos los que se excusaron de venir a La Guácima, con la queja de que el festival carecía de rock. Qué hablada de basura. Un grupo que llegó siendo desconocido a suelo tico y se fue como el nuevo favorito de muchos ticos.



- Anoche cumplí un pendiente: ver en vivo a un verdadero acto de hip-hop. Cypress Hill me hizo el día. El cuarteto ha estado en mis predilectos desde los 90, cuando bajo la influencia de mi compañero Francisco Munguía empecé a interesarme por el hip-hop. Escuchar temas como Cook the Hammer, How I Just Kill a Man, Latin Lingo e Insane in the Brain en directo, y en mi propio país, nunca estuvo entre mis planes para esta vida, y eso, sin verguenza, se lo agradeceré al Águila por siempre. Además, qué rico el escuchar con tanto volumen una proclama de despenalización de la marihuana: no la consumo pero sí apoyo el que se torne lícita. B-Real, el mismísimo Capitán Marihuana, prendió un descomunal dedo de momia y lo jaló hasta donde le daban sus entrenados pulmones... y todos, todos, le aplaudimos.



- Este festival lo cubro, para Nacion.com, con un joven equipo de periodistas, muchos de ellos aún no nacidos cuando The Flaming Lips ya daba de qué hablar. Por eso, escuchar hoy a esa anonadada y juvenil audiencia deshacerse en elogios hacia la agrupacipón de Oklahoma me llena de satisfacción. De no haber sido por este evento, ninguno de ellos se habría enterado nunca de la existencia de un grupo que es leyenda, que tiene 30 años de hacer las cosas a su manera, de reinventarse en cada disco, de preocuparse por sus fans y ponerlos en lo más alto de su lista de prioridades.

Dado que Cypress Hill me sacó la poca energía que me quedaba después de una maratónica jornada laboral (claro, qué rico bretear así... y aquí),  a los Lips los vi de larguito. Seguro por eso la fortuna me sonrió, con un inesperado encuentro con ese tipazo que es Wayne Coyne, un chavalo cero estrellitis, que caminó sin resguardo por todo lado y que de buena gana posó con este mozote que aquí escribe...

Wayne es toa...


- La organización ha sobrepasado cualquier expectativa: puntualidad británica, gente atenta a ayudar, amplia gama de servicios. Desde luego que uno podría quejarse de detalles menores (mucho trámite el sistema de tiquetes para la comida, cabinas sanitarias que no dan para tanta miada, etc.) pero eso sería mezquino.

- Como lo dije semanas atrás, mi estimada Águila, este es, en serio, tu primer festival de verdad... y eso se nota (para bien).

- Hoy el cartel en lo personal no me atrapa tanto, como TV on the Radio y papi Moby como las dos principales atracciones, para mi gusto. Mañana sigo el reporte, haciendo ya un balance general de todo el fin de semana. Mientras tanto, no le pierdan la pista al especial que tenemos en el sitio web de Nación, que buena sudada de chaqueta nos hemos pegado, entre muchos, para cubrir un evento de este calibre... como tiene que ser.

¡Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario