viernes, 17 de febrero de 2012

Con diputados así, ¿para qué enemigos?




"Mientras no cambiemos la forma en que elegimos a los diputados, en que éstos rinden cuentas y la forma en que el parlamento opera, esta democracia seguirá paralizada. Es hora de que reaccionemos".

El grito al cielo, si bien podría ser de cualquier costarricense medianamente informado del acontecer nacional, cayó el miércoles del lugar menos esperado: la propia Asamblea Legislativa. Su autor es el diputado liberacionista Francisco Chacón, quien por medio de redes sociales externó su frustración al formar parte de un parlamento secuestrado por la incompetencia y la demagogia.

Si bien cualquier día la Asamblea Legislativa da toneladas de motivos para fundamentar el reclamo del diputado Chacón, lo ocurrido ayer en Cuesta de Moras fue el non plus ultra, la tapa del perol, la joya de la corona, la última chupada del mango. Los congresistas tuvieron, finalmente, al frente al expresidente Figueres, tipo tan cosmopolita, ocupada y viajado que por años se rodó al país con su falta de explicaciones sobre un dineral pagado por Alcatel, mismo que solo él defiende como legítimo.

Chema llegó con sus ampos, sus abogados, y sus vasos de agua a dar las mismas excusas increíbles que ha venido repitiendo desde que Ignacio Santos lo "resucitó" en diciembre. Y al frente no tuvo adversario, no tuvo contraparte, no tuvo quien le hiciera las preguntas correctas. Bien lo resumió hoy el periodista Carlos Villalobos, en su análisis de la patética comparecencia legislativa del expresidente: "El PAC repasó –cual clase de Derecho– la sentencia del caso Alcatel, le pidieron renunciar a una prescripción inexistente y judicializaron lo político.  El Libertario dirigió la sesión y apenas se asomó a abordar el tema central del caso: lo moral e inmoral. También lo dejaron ir. El PUSC defendió a sus dos expresidentes condenados y el PASE resultó twittero".

Figueres se bailó a los diputados –bien sabida es su retórica saca apuros–, con la complicidad de ellos, de los que tanto pidieron tenerlos en frente para, finalmente a la hora de los balazos, dejarlo ir. ¿Tanto costaba prepararse, estudiar? ¿Para qué tanto asesor haciendo feo? ¿Cómo tomar en serio a un legislador que cede sus preguntas a los twitteros ("comunidad" bastante sobrevalorada, vale decir)?

Nuestro diputados son malos... ¡pésimos! Desde luego que habrá algunos realmente interesados en echar adelante al país pero dejémonos de varas: son los menos. La Asamblea tradicionalmente es ecosistema de estereotipos:  gamonales de zona rural que solo llegan a calentar su curul sin abrir la boca en cuatro años; bombetas de cabecera de provincia; principitos de alcurnia en procura de su carrera política, o asesores a los que sus antiguos jefes casi que les heredaron el puesto. Agrégueles, en los últimos años, a pastores evangélicos que se acomodan según sople el viento.

Desde luego que los diputados no se eligen solos, y ahí está el detalle. Ayer, en medio de la "furia" de nuestras redes sociales ante el deplorable "control político" de los legisladores que ¿interrogaron? a Figueres, la masa se quejaba de lo lindo, olvidando que ella es la primera y gran responsable de poner a los actuales ocupantes de Cuesta de Moras.

Los ticos somos votantes terribles, ineptos, que nos ufanamos de tanta mierda que hablamos pero que, a la hora de entrar a la urna, seguimos premiando a la incompetencia y el padrinazgo. La gente vota por sus diputados en automático, fijándose solo en los colores de la banderita, sin reparar en los nombres, sin saber a quiénes está apoyando. "Si el candidato los puso ahí, por algo será..."

Yo llevo ya dos elecciones dentro del padrón electoral herediano. La primera vez le di mi voto diputadil al PAC y en el 2010 hice lo propio con el Frente Amplio (sí, aún sabiendo que su postulado florense era Eugenio Trejos :? ). No estoy especialmente orgulloso de mi voto pero al menos puedo dormir en la noche, algo que espero con toda sinceridad no puedan hacer quienes apoyaron la papeleta liberacionista en Heredia. ¿Hay manera de tener paz interior sabiendo que uno fue corresponsable de las diputaciones de Fernando Memorando Sánchez y Víctor Hugo Rodriguito Víquez?

El diputado Francisco Chacón tiene una propuesta, muchas veces discutida pero bastante utópica: desechar el sistema de listas cerradas para elegir a los diputados, cambiándolo por uno de distritos electorales. Y es que en la actualidad son los candidatos (o en su efecto la asamblea nacional de los partidos, que suele moverse al ritmo del caudillo), los que deciden quiénes son los postulados diputadiles y el orden en el que recibirán los votos. Esto es un tumor de nuestro sistema democrático, pues hace incompatible la simpatía que uno pueda tener con determinada corriente política con la selección de sus representantes. ¿De qué sirve creer en una propuesta si mi voto irremediablemente irá a parar a candidatos mediocres, impuestos por la cúpula a su conveniencia?

A lo meior el PLN tuvo un candidato a diputado por Heredia que sí me convenció... o el Libertario... hasta el PUSC (bueno, tampoco para tanto), pero ocupaba el tercer o cuarto puesto de la papeleta. ¿Pude apoyarlo? Desde luego que no, pues mi voto iría primero al candidato en el tope de la lista, persona por la que es probable que no apoyaría ni para el comité de padres de un kínder.

El diputado Chacón también propone en su proyecto de ley reformas que en el papel suenan espléndidas: el que el distrito electoral pueda llamar a cuentas a su diputado y que dependiendo de su desempeño, tenga la potestad de destituirlo o bien de reelegirlo. ¿Botar a un diputado malo antes de tiempo? Después de los engorrosos e inútiles procesos contra Sánchez, Maureen Avioneta Ballestero, Ovidio Atropello Agüero o del aún vigente Jorge Judesur Angulo, la posibilidad de haberlos removido de su curul, con el músculo ciudadano, parece la solución perfecta.

¿Es viable la iniciativa de don Francisco? Trístemente no. Los partidos políticos no dejarán pasar un proyecto que dinamitaría el blindaje que les dan los mal llamados "diputados nacionales" y demás integrantes del fan club del candidato de turno. Todos coinciden en que la Asamblea Legislativa debe reformarse pero no ahora, no cuando me joda a mí, mejor dejémosle el churuco a los que siguen, después de las elecciones, después de que quedemos montados... después, siempre después.

Mucha suerte don Francisco y disculpe mi poca fe... me la han ido matando, de a poquitos, cada cuatro años.

Terminemos, con un clásico...




1 comentario:

  1. maravilloso... ojala cale en algunos o si no lo vamos a tener que pautar cada 4 anios desde diciembre. gracias > gato

    ResponderEliminar