lunes, 29 de agosto de 2011

Generación 95: Geovanny Durán



Su iPhone suena sin parar, a un ritmo similar al del teléfono de corredor de bolsa. Conversar cinco minutos seguidos con él no es sencillo: Geovanny Durán es, de verdad, un tipo ocupado.

Para quienes son de Heredia a Geova es común topárselo, no en tarima, sino detrás de un mostrador. Su familia es de comerciantes y eso él lo tiene en la sangre: se le nota cuando atiende a los clientes de su fotocopiadora, ubicada a escasos 100 metros de la maltratada casa del maltratado Team Florense.

Mientras lo espero, Geovanny me entretiene con un cuaderno en el que registró, siendo un adolescente, lo que sonaba en la radio costarricense. No es cuento: hojas y hojas, reglones y reglones, llenos de anotaciones de las piezas que oía en el dial. Ahí se evidencia parte de la educación musical de Durán, pasando de radios de corte rechinadamente ochentero a, varias páginas después, a estaciones más roqueras.

Y es que si hay alguien que ha sido testigo y participe de los últimos 20 años de la música nacional, ese ha sido Geovanny. Cus, la Alianza China, La Rana, todos fueron escenarios en los que un joven Durán hizo sus primeras armas, al frente de la banda de covers Niño Problema. Sí, desde entonces han pasado muchas lunas.

Geovanny alcanzó el pináculo de su popularidad una década atrás, cuando El Guato se volvió un grupo ineludible, incómodo y aplastante. Y sí, desde ese entonces han pasado también muchas lunas.

Geovanny es hoy un sobreviviente del rock nacional: sobrevivió a la popularidad, a su manojo de vicios y las inevitables críticas que le han acompañado, tanto a su banda como a él. Geovanny no es un derroche de virtudes y él lo sabe y su habilidad para caer mal solo se compara con su habilidad para caer bien. Con él no hay medias tintas.

Semanas atrás nos sentamos en el chino ubicado frente a la fotocopiadora, yo con mi grabadora y él sin aflojar el iPhone. Esa tarde El Guato tenía concierto en Grecia y los otros integrantes de la banda (mucho más jóvenes que él y yo) lo andaban buscando por todo Heredia.

Geovanny sacó el rato para hablar y eso se refleja en esta extensa entrevista. Hablamos de sus cuestionadas calidades vocales; del desprecio público hacia el grupo de parte de la organización del concierto del Estadio Nacional; de sus años de tabaco y alcohol; de videos malos, de recuerdos buenos y de porqué nunca lo verán tirar la toalla.

- Partamos de lo básico, ¿Geovanny o Giovanny?

- Desde la escuela he estado acostumbrado a poner Geovanny pero cuando estaba grande me di cuenta que en los documentos oficiales era Giovanny Durán Molina.

- ¿Cuántos años tenés?

- Se jodió la grabadora... Desde que estaba en noveno, como me quedé un par de años no decía la edad y se me hizo costumbre. Es fácil averiguarla, con solo que me pidan la cédula. Ando como la doña de la canción de Arjona.

- Siempre te he visto metido en los negocios acá en Heredia, ¿en qué has trabajado?

- Salí del cole y empecé a trabajar en una fotocopiadora. De hecho, al año de haber salido del Liceo de Heredia me mandaron a trabajar a la fotocopiadora de ese cole y al año siguiente a la del Samuel Sáenz, y eso explica un poco porque no avancé (rie). Yo lo tomo de forma jocosa pero hay gente a la que le choca eso de que sigo en el ride de que estoy en la adolescencia y aunque es algo que no puedo cambiar a la fuerza, también se me ha presentado. Mis hermanas tenían locales y también les ayudé.
El trabajo más normal que tuve fue cuando estuve año y medio en Vendimusic, para el 96-97, cuando estaba super pegado el punk rock. De hecho le dimos brete a Juan Calivá (fotógrafo y excantante de Garbanzos) en vacaciones de tres meses, supongo que él estaba en el cole.
Trabajé un par de temporadas en Estados Unidos pues tengo dos hermanas allá: primero 10 meses en Nueva York y en el 2004, cuando andaba super subido en la carreta, me fui un toquecillo donde mi hermanilla, como dos meses. Tengo dos hermanas allá y una en Puerto Rico.

- Ustedes son un montón de hermanos...

- Nueve mujeres, tres hombres; contando a una fallecida de pequeñita y a mi hermano que murió hace unos años.

- ¿Quisiste estudiar algo, alguna carrera?

- Sí, ingeniería de sonido pero para uno de clase media para abajo, inimaginable ir a estudiar afuera...

- ¿Cuáles son tus primeros recuerdos musicales?

- Es muy trillado que un cantante diga que desde chiquitillo pero así fue. Recuerdo que mi hermana tenía un tocadiscos que también funcionaba con baterías y yo una vez agarré el cable como micrófono y canté La noche que Chicago murió, seguro era como el 76. Mis hermanas y hermanos escuchaban música, eran sus influencias. Ya de sentir que me interesé en escuchar música estaba en la transición entre sexto y sétimo con varas como Estrellas en 45, Designer Music. Abracadabra, de Steve Miller Band, fue la primera canción que me encató: le robaba los casetes a mi papá, y se los borraba con lo que escuchaba en la radio.

Sí recuerdo haber escrito una canción encima de La vida sigue igual, era un cover de un cover, luego de eso recuerdo haber escrito dos canciones originales, se las di al profe de música y cuando lo veo le reclamo porque las perdió. Escribía canciones de amor a lo loco, inspirando por Dyango, Julio Iglesias, Camilo Sesto, y luego inspiraciones personales de las güilillas de las cole...



- ¿Cuál fue tu primer chivo?

- Fue en las semanas universitarias de la UNA: Papel y Lápiz, Jaque Mate, La Pandylla... iba para ver a los bateristas. Una vez iba pasando por el parque de Heredia y estaban José Capmany y Enrique (Ramírez) y me pareció bien loco. En un baile del cole en Miraflores estaban ellos (Café con Leche), en otro concierto del cole recuerdo al grupo Amigos... aburridísimo. Era seguidor de un grupo en inglés, Unspected, que les abría otro grupo Khanada, megainspirados en Duran Duran. Y, de la chochera, cuando vi a Hormigas en la Pared y dije, "eso es lo que yo quiero": estaba como en décimo.

- ¿Cómo te metiste ya en serio en la música?

- En el 92 me fui a Estados Unidos. Antes de irme, el novio de mi hermana me regaló un casete con Social Distortion de un lado y Jane's Addiction del otro y eso me trastornó: era loquísimo oír la voz rara de Perrry Farrell. Empecé a buscar música rara, luego varas como Red Hot Chili Peppers y Nirvana, además del rock en español que ya venía oyendo, como The Refrescos, Hombres G, Miguel Mateos, HIT, un tal Andrés Calamaro, que no sabía quién era, (Alejandro) Lerner...

Ya en Estados Unidos ni para qué. Me daban el cheque los jueves y me iba a la tienda de música.

Niño Problema en Cus
- ¿Y cómo empezó tu primer grupo?

Con toda la música que traje de Estados Unidos me puse una compraventa en Plaza Cibeles y llegaba mucha gente alternativa y empecé a cambiar mis casetes por varas de Circle Jerks, Pennywise, NOFX, Black Flag... varas buenísimas. Yo en esa época casi ni tomaba pero fui a un bar que se llamaba La Choza porque me me dijeron que había unos maes del Castella que tocaban varas de Pearl Jam: me tomé toda la cerveza, andaba pelón e hice stage diving con Hormigas.

Después, con un grupo que se llamaba Fuera de Alcance, tocó en la choza de Eduardo Cuevas, me despiché todo cantando Jeremy y me medio cagué en el chivo... eso fue el primer intentillo.

Una vez vi un anuncio en el periódico que se ocupaba cantante y fui pero la prueba era delante de público, en un chante que se llamaba la chicharronera San Francisco y el grupo se llamaba Contravía. Me pidieron  que me mandara de una vez, me eché como 30 cigarros, canté y me invitaron que fuera al otro ensayo, pero lo de ellos eran baladas y tenían un vocalista que no se sabía ni Juana la cubana.

Luego en mi tienda puse un anuncio que se necesitaban integrantes para grupo musical. Influencias: Red Hot, Nirvana, Pearl Jam, Fugazi, Minor Threat, Black Flag y les tiré un chorro que grupos que sabía ninguno iba a cumplir con todos.

- ¿Desde el inicio decidiste ser el cantante?- Nunca me pasó por la mente tocar un instrumento

- Y a la fecha, ¿ya sabés algunos acordes?- Nada, nada...

- ¿Entonces, si te dan una guitarra no sabés que hacer con ella?

- Pues... se la doy al guitarrista. Un día de estos me medio interesé de saber las notas en el bajo pero qué va, me atropella la vida, se me olvida, hay muchas varas importantes del grupo que me tienen ocupado.

- ¿Y respondió gente al anuncio?

Sí, primero llegó el guitarro. Luego Fabián (Bonilla), el que hoy canta con Mantra. Fabricio (Elías), el de Mandrágora, me invitó a otro grupo pero no quise. Después llegó un zurdo que conocía algo de Pearl Jam pero de lo demás nada. Se aprendieron las varas y estuvimos dos años dándole.

- Eso fue el inicio de Niño Problema. ¿De dónde salió el nombre de la banda?
- Del video de Jeremy, que decía "Problem Child". Eran Gerardo Marín, un guitarro zurdo que ya no toca con nadie; Billy, de Generación Grunge; James Jiménez, que estuvo en de 979 y era el baterista, y Eduardo, que le dicen Queso y tuvo luego un grupo que se llamaba Vórtice; él era el bajista.

Eduardo empezó a coquetear con Diente Guapo y se salió. Seguimos cuatro un gran tiempo, aunque hubo un gringillo que tocó un rato muy corto con nosotros.

- ¿Qué tocaban?

- Covers: Alive, Black, State of Love and Trust, Daughter, Wicked Garden, Creep, Plush, Creep de Radiohead, Welcome to Paradise, Salvation de Rancid, So far Away de Social Distortion, varas de SNFU, Seguridad Social, The Offspring, Violent Femmes, Theraphy?, Pixies...

- ¿Cómo fueron los primeros conciertos?
- El primer chivo fue en la soda del papá de una amiga, en La Uruca. Invitamos a diez conocidos por integrante pero lo estúpido fue que yo no conocía a los otros 40 invitados. En ese mismo chivo tocó Chepe (Esquivel) con un grupo que se llamaba Ira y Leonel Acuña, de Garbanzos. Todos ellos invitaron a sus respectivos 10 y al final había como 100 personas. De la nervia me tomé dos guaros en el bar La Primavera.

El segundo chante fue un lugar que se llamaba Lucy's Bar, en Chepe centro y que casi se cae porque llegaron todos los compas de Hatillo. Luego le dimos en una casa en San Joaquín y siguió la historia en Cus y alrededores, El Tablado, Troys. Yo fui el que descubrió La Rana cuando cerraron Cus: un día pasé por la acera y vi que no tenía ni un cliente; la doña estaba mamando y le prometí que iba a llenárselo.

- Llegamos a Cus, la piedra angular de la escena under...

- En Cus surgió todo el mundo: Wash, Balerom, Moldo, los maes de Mekatelyu. El dueño era un español que se llamaba José María.

Mi sueño iba por partes: primero quise tocar con sonido profesional, en una tarima y ojalá con Hormigas en Cus. Y un día Frank (Lockwood) me llamó y me ofreció todo de una vez, en un chivo en el que también estuvo Animales Domésticos, que era el grupo de (Paulo) Parra.

Luego Wash me dijo que hiciéramos un chivo de Mr. Maggo y Niño Problema en Cus. Me mandé a hacer afiches fotocopiados y con pilot, aunque Wash tenía miedo que no llegara nadie. La asistencia fue de locos y el dueño de Cus me dijo que quitó a Liverpool para que volviéramos nosotros con otros maes. El mae me puso a organizar los chivos. Bandas como Paradigma y Chains tocaban grunge y los más mandados tocaban Offspring. Por Cus pasaron Amplexus, Flores Muertas, Mr Maggo, Mantra, Pseudo; los jueves eran de metal, el sábado era alternativo con gente como Gandhi y El Parque, y domingo de tarde juvenil con Animales Domésticos, DBG, Garbanzos. Era como el 95-96 e íbamos conociéndonos con músicos como  Goyo y Gerardo (La Nueva P), Wash, Camilo, Andrés, Parra, Gabo...

En esa época los Garbanzos eran menos. Tocaban varas como Killing an Arab, de The Cure; Backwater, de Meat Puppets, y algo de Pennywise, con Paul Jiménez (El Parque) de vocalista. Luego, en el skate park del Palacio de los Deportes llegó Calivá que patinaba y él fue el que metió el ska en Garbanzos, primero con varas como Dead Milkmen, Voodoo Glow Skulls, y luego las originales. De hecho en el primer casete de  seis canciones que sacaron, el que canta es Calivá. Garbanzos eran como cinco maes: Randall Aguilera, que murió en un accidente, Charlie el gringuillo, Guaba, Mario, Gustavo, y los Fallas siempre han andando por ahí.

- ¿Hasta dónde llegó Niño Problema?

- En enero del 96 hicimos el concierto de despedida, con Malditos de Verde y Viejo Loco, grupo en el que tocaba Moyita (Carlos Moya), de Digital 80, y Chicomón, de Solocarne. Fue el último concierto que hubo en La Rana y recuerdo que un mae me dijo que saliera a ver; yo creía que era la policía que siempre se cagaba en todo pero no, era la fila de 100 metros. Fue una despedida de lujo pero no me interesa volver a hacer Niño Problema.

- ¿Por qué terminaron la banda?

- Billy se salió porque iba a estudiar y como ya teníamos como 40 covers montados, nos dio pereza buscar a otro mae que se los aprendiera.

- ¿Y el nacimiento de El Guato?

- Anduve un rato tranquilo hasta que decidí hacerme un grupo que se llamara El Guato, sin saber por qué del nombre. Empecé a buscar maes: del primero ensayo solo quedó uno. En un inicio estuvieron Alejandro que tocaba con la 463; Leo Marenco era el bajista; Bernal, el guitarrista de Mentados. Luego llegó el bajista Pablo Mendoza. 

- Ya con El Guato la propuesta era de música original. ¿Cómo escribías las canciones?

- Ellos tocanban y yo llevaba la letra. No sé en qué momento empecé a crear mis propias melodías. De hecho, Ladrones y policías empezamos a montarla desde Niño Problema.

El Guato... cuando estaba en lo más y mejor
- ¿Cómo llegaron a la alineación clásica, con vos, Pablo, Erick Montero y Andrés Wiessel?

- De los primeros maes quedó solo Pablo, quien estuvo desde el primer día hasta el 2007. Como Bernal no iba a seguir, Billy y Jessy andaban por ahí y entraron a El Guato, y un maecillo con un saxofón que sonaba a corneta y luego llegó Carlos, el vocalista de Tótem... de hecho, el quinto elemento siempre ha habido uno que va y viene. Jessy jaló y Erick me decía en Mosaikos que le diera chance.


- ¿Qué incluía su repertorio al inicio?


- Las primeras versiones de Linda Costa Rica, El Criticón, Comando Viviana Gallardo, Ganador perdedor, Ladrones y policías, Evolucionar... eran vivencias de la Calle de la Amargura, influencias de lo que oía como Narcosis y varas de denuncia social. En Ladrones y policías recuerdo que al inicio decía que "los policías son unos hijueputas" pero la cambié porque vivía muy cerca de la comandancia.

- ¿Cuál fue el primer concierto de El Guato?

- El 27 de mayo del 97 en la Alianza China, en los Underground de Chicharrón y Mondongo. Nadie había oído al grupo pero llegamos montados, en una época en que ya se oían UFO, Seka, Garbanzos, los pioneros del ska en Costa Rica, que son los de El Bosque, Kuraj. El primer chivo de El Guato fue desastroso, seguro estaba tomado...

- ¿Tomabas mucho en ese entonces?

- Tomaba para la fiesta pero no para quedar inconsciente. Recuerdo que como Jessy siempre tocaba las canciones al revés, tiré el micrófono y me fui a la mierda en el primer concierto.

- ¿Seguían tocando algún cover?

- Nombres, todos los grupos que iban saliendo veían malo tocar covers. Luego nos llegó la madurez y vimos que sí se podía tocar uno que otro cover, de vez en cuando.

Mis referentes como cantantes eran Mike Patton, Kurt Cobain, Eddie Vedder, Anthony Kiedis, maes que se despichaban en el escenario. Yo quería un grupo para que hasta en el periódico comentaran lo que hacía y cuando le abrimos a Prawns with Horns en el periódico dijeron que volé desde los parlantes... si me quedaba solo con eso ya estaba feliz. Siempre me ha gustado diferenciarme, no pasar inadvertido, como en la Teletón, que salí con mohawk...

- El primer disco de El Guato, Rock para el pueblo, fue una producción independiente muchos antes de que saliera con DDM.
- Recuerdo que hicimos un concierto pro grabación con Mekatelyu, Mentados y Garbanzos, aunque los últimos no llegaron. Después nos metimos a Audioarte con un cubano y como no teníamos dinero toda mi voz se grabó a una toma, a como quedara. De todos modos y de acuerdo a mis pocos conocimientos, así es como quería hacerlo; si usted oye Don Elías y sueno desentonado, así era como yo lo quería. De hecho en el segundo disco me pusieron a hacer bonito al grabarlo y el ska no es eso, es dar mensaje, se parece mucho al rap, sin tanto adorno en la voz. El ska mexicano es demasiado melódico y no me veo cantando así.
- ¿Cómo se dio la llegada de Andrés?
- A Andrés me lo recomendaron Moritz y Montero, de UFO. Fue él el que rescató a MER: al inicio era horrible pero Andrés le sacó el riff.

- ¿Cómo se dio el contrato con DDM?

- De manera independiente hicimos 600 discos, con una plata que nos prestó un mae Carlos Jiménez que le ayudó a Garbanzos, aunque la grabación sí la pagamos con el concierto. Lo de DDM surgió por el Tikicia Rock, en el que a los grupos les fue muy .

Como yo andaba en todo, en El Escondite me topé a Stella (Peralta) que trabajaba en BMG y le pedí que le dijera a José Porras que nos metiera en el Volumen 2. Nos reunimos y Porras me dijo que quería Te diré te quiero pero que ocupaba un permiso por escrito de Ricardo Acosta (autor del tema). Y es que la pieza fue grabada sin permiso y se lo pedí a don Ricardo cuando ya estaba grabada.


Hablé con don Ricardo, que era uno de los dueños de DDM, y le pedí el permiso y me dijo que claro, que no me preocupara y que cualquier problema lo llamaran a él. Lo malo es que no le dije que era para lo de BMG, sino solo para tenerlo. Me voy como el perro arrepentido donde José, le expliqué la vara y me dice que lo ocupaba por escrito; entonces le conté a don Ricardo la verdad: que BMG nos ofreció entrar en el Tikici@ Rock 2, que iban a sacar mil copias y lo iban a promocionar, y me dice que qué tal que en vez de ser parte de un disco, ellos sacaban mil copias del disco de El Guato y lo promocionan. A los maes del grupo les preocupaba que DDM solo tenía varas como Calle 8 y Kalúa pero yo les dije que si nosotros conocíamos a esos grupos, eso era señal de que en la disquera era buenos. Fuimos el primer grupo de rock ahí y luego llegaron Mekatelyu, Kadeho y Tropa 56.

- ¿Hubo beneficios al trabajar con una disquera?

- Algunos nos dijeron vendidos pero ya nos dieron pelota en las radios. El contrato era por distribución y sí, nos llegó buena en el momento. Para el siguiente disco ellos tenían la prioridad y les llevamos el Lamentico medio grabado y les gustó, por lo que DDM nos ofreció un contrato de cinco añios y cinco discos.
- ¿Y por qué el segundo disco, que salió con un estrategia de disquera, no pegó tanto como el primero?

- Lo malo de ese segundo disco fue que nos pasamos de experimentadores, mezclando ska, tango y bolero o cumbia con rapcore. También tuvo que ver la pachanga en la que andaba el grupo. Hubo mucha experimentación musical, tocábamos demasiado y no ensayábamos. En ese época empezó a bajar el ska y a subir el roots; bajaron las ventas y de DDM ni locos nos llamaron para grabar el otro disco.

- Para esos años, a inicios de los 2000, recuerdo haber visto que en los chivos se armaba el slam en los intermedios si el mae del sonido ponía el disco de ustedes. ¿Llegaste a sentirte famoso?
- Gracias a Dios nos fue bien. Mi filosofía fue cantar para mis compas y sí, sé que el grupo es popular pero de eso a sentirme famoso nada que ver. Nunca he dejado de ser fan aunque sé lo que es cantar al lado de los Auténticos Decadentes y no lo digo por alardear, sino para agradecer.

A veces uno sí saca las garrillas cuando otro grupo lo desprecia a uno. En la Semana U pasada el mae que armó el chivo nos puso a abrir. A mí abrir o cerrar me da lo mismo pero el mae no se imaginó que jaláramos tanta gente: 'qué rico' pensé, para que viera y el grupo que iba después le bajó el chivo... el mae nos menospreció. Eso nos ha pasado no sabe cuántas veces... nos ponen a abrirle a otro grupo y después de nosotros la gente se jala.

- ¿Hay menosprecio para El Guato?

- Sí pero no del público, sino de otras bandas y productores.

- ¿Y por qué, si hablamos de un grupo que pegó bastante? 

- Primero porque no éramos los mejores músicos, mientras que hay otros maes que se han matado toda una vida en una academia y no han logrado reunir ni a 50 personas, entonces eso es un sentimiento de envidia. Y luego que nosotros siempre hemos sido demasiado accesibles, nos hemos dado un papel no de devaluados pero sí de grupo que no le cobra al mae que hizo el chivo si no llega gente, entonces la gente se aprovecha. Aún así no cambiaría nada: prefiero cobrar 100 y tocar seis veces al mes que cobrar 1000 y tocar una vez cada tres meses.
- Mucha gente dice que sos un mal cantante. ¿Cómo te ves vos?
- No he estudiado canto y no me ha interesado estudiar pues para lo que interpreto es lo que necesito. He estado en otras varas en las que tengo que cantar un toquecito mejor, más pro, como el proyecto Tilo y sé que me sale tuanis pero no quiero darles el gusto a todos esos de cantar ska melódico... sé que puedo hacerlo pero no me interesa. Rod Stewart canta horrible, Bob Dylan y qué me dice de Joaquín Sabina. Esto es lo que soy.


El Guato de hoy
 - La gente ya no identifica a los otros maes del grupo. ¿Se convirtió El Guato en sinónimo de Geovanny Durán?

- Pienso que fue la vida. Cuando estaban Andrés, Erick y Pablo salían entrevistas y ellos no iban. Irónicamente el grupo es en singular y se empezó a asociar que El Guato soy yo y como yo organizo y le hago a todo se ha creído que es en singular. Por el amor que le tengo a la música agradezco que no he pasado por algo como lo de Calle Dolores: lloraría de ver que El Guato sigue sin mí. Con los maes que se salieron llegamos a un acuerdo, aún tengo el correo de Erick donde me dice que todo lo que hizo para El Guato era para mí. Igual nos reunimos y súper bien, acabamos de tocar juntos los cuatro en la boda de Andrés. Asumo que la gente me diga El Guato y le agradezco a la vida por eso.

- ¿Estás harto de alguna pieza?

-No estoy harto de las canciones pero sí le tengo un discurso sobre las canciones nuevas en que le digo a los maes que van a los conciertos que no queremos verlos esperando Ladrones y policías o Linda Costa Rica para empezar a a bailar, pues estas son nuestras canciones nuevas. A veces sí me obstino de MER, nunca le he terminado de encontrar la gracia...

- Dejémonos de varas: el video de MER es bien malo...
- Lo tomo como una mala gran publicidad. Lo hicieron unos maes y nosotros no pudimos opinar mucho. Si ve lo único que hicimos en el video fue tocar en un parqueo y tirarnos al suelo, pero no sabíamos nada de las hormiguillas esas. Cuando llegan los extraterrestres a la Tierra es donde se cagó todo, y cuando tocamos en la otra dimensión es lo peor, con los parlantes hechos en paint. Yo sé que a los maes les costó mucho y a nosotros cero colones pero bueno...


Ese problema lo he visto con muchos muchas bandas, que se recibe ayuda en buena nota pero si el trabajo final es feo el que queda mal es el grupo...
- A estas alturas aún acudimos a ese tipo de ayudas: tenemos dos videos frustrados de La culpa la tuvo el guaro. Un mae nos dijo que nos iba a ayudar, algo pichudísimo pero no salió, dice que se le perdieron las tomas.En el segundo intento, un mae de la U Latina lo terminó y lo presentó para el curso pero era como medio vagabundo, entonces le pedí las tomas y lo están editando en otro lado. No será la maravilla pero al que le gustó bien y al que no también.

Y es que al ver los videos de El Parque o Patiño Quintana yo me pregunto de dónde agarro harina para hacer varas así. Yo veo el video de Estaré muy bien y no necesito drogas: amo ese video. El de Parque en el Espacio, It's your life, se ve que no es la megaproducción pero sí que alguien bueno tuvo buenas ideas.
Sé que con bretes así queda mal el grupo pero yo veo el vaso medio lleno: fue el primer video con animaciones en el país y todo el mundo habla de él. Es como lo que nos pasó en el Estadio Nacional, que se hablaba del despiche de El Guato o de los otros 20 grupos.

- ¿Has visto la plata con El Guato?

- Me ha equilibrado: si en el local me va mal, la plata de los chivos me sirve.

- ¿Cuántos chivos por mes tienen?
- Estamos, legal legal, de a seis por mes.

- ¿Te buscan o los buscás?
- Los dos. Si me doy cuenta que Akasha tocó en Atenas entonces llamo al mae del bar y veo cómo pinta la vara. Me salen o no me salen. Tocamos en beneficiencias y de ahí salen maes de coles que nos llaman. Nos ofrecen del TEC 60 rojos y vamos y al rato los mismos maes luego nos llaman para que toquemos y nos dan 400.000. Además, no hay que olvidarse que usted quería un grupo y quería que lo invitaran a tocar a fiestas, al festivales, yo deseaba que me invitaran a tocar...

- Sé que tienen mucha presencia en coles, aunque ya podrías ser el papá de muchos ahí...

- A mí eso me pela. Un día de estos un mae me dijo que yo no habia cambiado en nada, que me habia visto a los 12 años y ahora a los 23 me veía y no lo ahuevaba el ride. Es parte de mí. Lo que si ha cambiado es el ride de las güilitas, porque antes me salían tres por chivo... ¡tres por chivo! Pero ahora le sale a uno una de 16 y no mi chiquita, voy a cofalearme. Por lo demás me quedo igual.

- ¿Pensaste en tener familia?

- Sí me gusta tener relaciones bonitas con una muchacha que no sea de ir a bares, tampoco encerrada en la casa pero que no sea muy desmadre...

- Eso es algo bastante inesperado en alguien que se hizo fama por desmadre...

- Mae, es que yo estuve con una que era como yo en mujer y yo ya no era así.

- ¿Dejaste de tomar?

- Dejé de tomar, pero ni la gota que me pringue el labio, el 10 de octubre del 2005. Aunque estaba claro que era alcohólico, rompí mis reglas como de no tomar más de dos veces por semana; no tomar entre semana, que igual lo hacía pero no me la pegaba hardcore; no tomar en una cantina, y menos en la tarde.
Me brinqué todas mis reglas en un solo día, en una sola tanda. Una vez me pasó una vara gacha, que estaba en la casa de una señora que tomaba pastillas y estaba tan tapis que la doña me dijo que me tomara una lorazepam y en la vida he usado drogas, ni cocaína, heroína ni nada que termine en ina, solo jalones de marihuana esporádicos para que se subiera la loquera cuando no tenía guaro. Esa vez de las plastillas dicen que me tomé el tarro, me salía espuma por la boca y fui a dar en ambulancia al hospital.

Aún así seguí tomando y esa vez que rompí todas las reglas tomé un viernes, tomé un sábado, tomé un domingo y era un lunes a las 3:45 de la tarde y yo en un bar, solo, con una birra. Llamé a un compa y le dije que me sentía mal, le pedí que me llevara donde mi hermana; estaba perdiendo la confianza de mis hermanas... no me prestaban ni tres rojos. Le dije a mi hermana que ese día dejaba de tomar y fui a reuniones de Alcohólicos Anónimos una vez por semana. Ya dejé de ir pero me siento muy firme... de  por sí que nunca me gustó ni el sabor.

- Pero para los músicos verse rodeados por guaro es normal...

- Yo ahora le digo a los chamacos que no tomar y no fumar es ser original.

- ¿Tambien dejaste de fumar?

- Sí, hace tres años, me costó bastante pues yo prendia uno con el otro. Al año de no tomar dije que dejaba de fumar y no pude, al segundo año dije que lo hacía y no pude pero el 31 de diciembre de ese año me dije que me mandaba el último cigarro y al día siguiente estaba como si no hubiera fumado nunca.

- ¿Hasta cuándo vas a seguir con El Guato?

- Voy a seguir su buen ratillo más. Tiene que pasar algo loco para que desista. Después de eso tengo planes de tocar canciones de José José en bares con cualquier compa que se apunte.

- Te he visto metido con el All-Star del rock tico. ¿No te hace eso ser parte de los veteranos?

- Yo me veo como el puente entre ellos y los nuevos. Ahí estuvo Mechas; Julio (Nájera), el de Akasha; y Hugo (Villalobos), el de Mentados; ya no era tanto solo Pato (Barraza), Bernal (Villegas) y Marta (Fonseca), sino también maes como Johnnyman, que es contemporaneo mio. Para nada es un cementerio de roqueros.

- El concierto de música nacional del Estadio Nacional efectivamente le dio presencia mediática a El Guato pero no por los motivo correctos y fue evidente el rechazo hacia el grupo de parte de la organización. ¿Cómo te sentiste por eso?

- Siento el máximo respeto por la alineación de ese dia, todos se merecían estar ahí, desde Marta Fonseca hasta Percance. Pero, si lo ves, no hubo denuncia social en ese chivo, no estuvo La Milixia, ni Sulalakaska ni Seka, entonces no me ahuevé. Ernesto Fundora me dijo que una banda como la mía no simpatiza en las élites, que así iba a ser siempre. En parte es tuanis porque se lleva un estandarte de los ideales de uno pero tal vez uno se malacostumbró con el Rock Fest y otros festivales trascendentes a que te tomaran en cuenta, a que el underground trascendiera a lo popular y por eso fuimos a la Teletón y a colegios de monjas. Al no estar ahí vi el vaso medio lleno, pues estoy seguro que ninguna de esas bandas salió tan gananciosa, a nivel de publicidad, que nosotros y Malpaís, que no tocamos.

- Recuerdo haber visto ese día gestos de solidaridad con ustedes de parte de músicos como Abel Guier y Pato Barraza, que aparecieron en tarima con camisas de El Guato...

- Abel se la pidió al bajista de nosotros. Pato, cuando supo lo que nos pasó, me pidió una y se la di con las mangas cortadas, así como las usa él.

- ¿Vos fuiste al concierto?

- Sí, yo estaba ahí. El guitarrista de nosotros me dijo que yo no tenía que estar ahí y yo le expliqué que ahí no iba a tocar Jaime Jiménez, sino mis compas, eso es el rock nacional y yo quiero ir a verlo... y más después de lo de Pato y Abel. Cuando a Pato lo vi salir y noté el bordecito negro de la camisa me entró una nervia peor que si yo fuera a tocar, fue mucha la emoción y me sentí súper halagado.

- ¿No te parece que tu reclamo por no ser incluido en ese concierto más bien cayó en el berrinche?

- Yo quise tocar ahí y no se pudo, muchas gracias. Nunca antes había hecho berrinche por no tocar, solo esta vez por la forma en que se dio todo... si me decían que no, pues no se pudo y muchas gracias. Ya pasó, es histórico, en un correo nos pusieron que tratarían de tomarnos en cuenta para futuros eventos y ni  loco respondí. Y sí, yo lo hice a propósito y por eso hablé con Ariel Chaves, con Intrusos...

- Ustedes tiene años de estar sacando piezas sueltas. ¿Pensás lanzar más álbumes? 

- Si sale será un EP pero, mientras tanto, vamos a seguir con piezas sueltas. Ya sacamos Lo que me queda, La culpa la tuvo el guaro y la que sigue se llama Me voy a vomitar.



- ¿Aún te dan pelota en la radio?

- Sí, en Vox está sonando La culpa la tuvo el guaro. Es importante estar en la radio pero ya no me desvela.

Para sonar en la radio hay que hacer muchas cosas que a uno no le gustan. Nos pasó en su momento con Steve Viquez en Vox que nos decía "vengan toquen y le damos candelita a la canción"; fuimos, dimos chivos gratis y no hubo candela. En 103 nos pedían tocar pero ahí las canciones sí sonaban. En Los 40 Principales, Jair, Vicky, Gaby y los dos Tavos (Gamboa y Pelaez) saben que yo los tenía en un pedestal, a todo el mundo le decía que oyera Los 40 pero luego yo les pedía apoyo para el concierto y nada, les llevaba Lo que me queda y nada, no eran recíprococos; esa vara me empezó a emputar y un día me cagué en todo y Pelaez empezó a poner en Twitter que yo era un mae patético, varas personales. En Los 40 me tomaron como el peor enemigo y eso me despijeó un montón pero si siendo sincero no sirvió, lavahuevos menos.

En Vox ahora es una cagada de risa, ellos en su vara ragga, yo en lo mío pero hay un buen ride y respeto. No les reclamo a las radios que no pongan mi pieza y la verdad es que uno ya no pide nada porque hay emisoras en las que dicen que la canción de uno tiene que ser número uno antes para programarla mientras que la del otro grupo entra siendo desconocida...

- ¿Ese otro grupo sería Percance?

- Sí, y Akasha y tal vez Escats. Pero bueno, tal vez esos despiches conmigo han servido a otras bandas. Asi fue cuando me le cagué a Ernesto Aducci y a los dos años estábamos todos en el Rock Fest y terminamos de compas... el que no llora no mama. Y si me llaman de Los 40, igual iré feliz. Un día de estos hablé con Dennis de Percance y le dije que veamos para adelante, no para atrás. Eso ya lo viví con Mario Miranda, con los de La Milixia... los maes de Tropa y Mentados nos comían el culo horrible y la verdad es que nos vamos a ver toda la vida.

Eso sí, no me dejo: me interesa muy poco lo que digan de mí pero de mi banda sí. Es como un mae que pone por ahí que cómo van a poner a El Guato a abrirle a Less Than Jake si el nuestro es un grupo octogenario, que mejor pongan a un grupo que le ponga huevos, pongan bandas nuevas. Primero, nosotros le damos un pichazo de campo a las bandas nuevas; segundo, octogenarios no somos, y tercero, con lo de los huevos le pregunté que cuándo uno tiene que dejar de hacer rock porque Mick Jagger y los Stones ahí siguen y nadie los ha parado. Le dije que le ponemos muchos huevos porque imagínese ser octogenario y mover así a la gente.

- ¿Estás pendiente de lo que se dice en foros?

Sí. Yo solo digo lo que siento, soy un ser humano que quiere decir algo cuando se le dio la gana.
- ¿Cuáles medios son legales con el rock nacional?
- En otro prisma, Exum, MxI, Daniel Sequeira de Canal 2, creo que Canal 13 pero no sé que pasó con Mauricio (Vargas). Obviamente Vuelta en U, usted y Ana María Parra. En Al Día me gusta como están tratando al artista nacional. A La Nación lo siento misterioso, elitista o un ride de los amigos de alguien...

- ¿Y 89decibeles?

-89decibeles me parece una página llena de músicos y todo lo que sucede ahí es entre ellos mismos. "Qué pichudo Cósmica", puso el mae de La Escafandra y el mae de Zopilot puso que "qué bueno La Escafandra". Es como un club de amigos, en el que no tienen cabida maes como yo.

Todas las fotos cortesía de Geovanny Durán.

lunes, 22 de agosto de 2011

West Memphis Three: cuando las celebridades sí sirven para algo



Eddie Vedder no solo creyó en su inocencia, sino que hizo todo lo que estaba en su poder para sacarlos de la cárcel.

"Free the West Memphis Three!", exigió Eddie... "Free the West Memphis Three!" exigieron también Henry Rollins, Johnny Depp, Natalie Maines, los de Metallica, Trey Parker, Margaret Cho, Ozzy Osbourne e incluso Demi Lovato. Y Estados Unidos los escuchó.

El viernes pasado, los tres hombres conocidos como los West Memphis Three dejaron la cárcel, libres pero no inocentes. Acusados de matar de un modo brutal en 1993 a tres niños, los "asesinos" llegaron a un acuerdo que les permitió salir caminando de la corte, tras casi 20 años tras las rejas, admitiendo que el estado de Arkansas tenía suficiente evidencia para condenarlos pero manteniendo su declaración de inocencia. Fue un arreglo ácido que les permitió dejar la prisión (y que uno de ellos se salvara de la pena de muerte), garantizándole de paso a las autoridades que no tomarían acciones legales contra el aparato estatal que los envió a prisión por un crimen que no se pudo probar que ellos cometieron.




El caso de los West Memphis Three es notorio por varios motivos. A mí, en lo particular, me llamó la atención debido al militante involucramiento de parte de figuras del mundo de la música que son de mi absoluto respeto.

Empecemos por Eddie Vedder. El vocalista de Pearl Jam fue uno de los muchos músicos que conoció de caso por medio de la serie de documentales Paradise Lost, de HBO. Ahí, los cineastas entrevistaron a todos los involucrados y desnudaron las incongruencias en la investigación policial y las presiones de las autoridades sobre el más vulnerable de los acusados, cuya "confesión" (obtenida mediante coerción) fue fundamental para condenar al trío.

Bien lo dijo Johnny Depp: "Eran blancos fáciles". Los acusados Damien Echols, Jason Baldwin y Jessie Misskelley Jr. eran, al momento de los crímenes, adolescentes "inadaptados", asiduos del heavy metal, vestidos siempre de negro, tipos que definitivamente las buenas familias cristianas de West Memphis no querían en sus vecindarios. Por eso, cuando se descubrieron los cuerpos de los tres escolares en un bosque, la policía encontró en aquellos jóvenes a los satánicos perfectos para responsabilizar del horror.

Vedder vio su historia y no se quedó de brazos cruzados. El ícono del grunge viajó a West Memphis, preguntó, indagó, visitó a Echols en la cárcel y, con información en mano, sacó sus conclusiones, las mismas a las que llegó Maines, vocalista de las Dixie Chicks y figura de una militancia política impresionante. Maines también vio los documentales, se puso en contacto con los grupos que trabajaban por la libertad del trío, donó dinero y, lo más importante, abrió la boca.

Vedder y Maines ya habían hecho causa común antes, aunque sin ponerse de acuerdo. Ambos cantantes tuvieron palabras fuertes contra el inepto de George W. Bush, tanto en sus discos como en conciertos, lo que les valió el rechazo redneck, con insultos, intentos de boicot y censura de por medio. Pero eso no los calló.

Eddie y Natalie estuvieron el viernes en la corte, una banca detrás de Echols, Baldwin y Misskelley. No recuerdo casos recientes de estrellas de la música que abrazaran con tal fuerza la causa de particulares (dejando de lado, desde luego, a los inagotables de Rage Against the Machine). Los ídolos fueron el rostro presente en la audiencia de las celebridades que presionaron a la justicia para que, precisamente, hiciera justicia.

Henry Rollins no estuvo ese día en la corte pero hizo mucho, quizá más que todos, por liberar a los West Memphis Three. Yo soy uno de los tanto que compró el Rise Above, un disco de covers de Black Flag que Henry ideó para reunir dinero a favor de los jóvenes encarcelados. En el álbum, Ice-T, Lemmy, Mike Patton, Tom Araya, Ryan Adams y Chuck D, entre muchos otros, donaron su talento a favor de una causa común, con nombres y apellidos, a mi juicio mucho más efectiva que los loables pero muchas veces posados esfuerzos musicales a favor de las víctimas de desastres naturales.

Los West Memphis Three hoy son hombres libres y sí, creo que en eso tuvieron mucho que ver Depp, Vedder, Maines y Rollins. El ser famoso no siempre es sinónimo de credibilidad y difícilmente alguien se tomará en serio una causa polémica si quien la impulsa es Paris Hilton o Bret Michaels. En cambio, cuando Eddie Vedder abre la boca, mucha es la gente que sí le pone atención. Yo lo hice.

Cierro con Army Reserve, el tema de Pearl Jam de autoría compartida por Eddie y Damien Echols.



martes, 16 de agosto de 2011

Y nos llevó puta


Nelson Hoffman estaba en un predicamento: el título de la canción simplemente no podía ser dicho en español.

El vitalicio conductor de Hola Juventud tenía la maña de traducir al castellano todos los títulos de las piezas que ponía al aire... hasta que Meredith Brooks le puso, en 1997, la zancadilla. Si bien Meredith gritaba a los cuatro vientos que ella era una bitch, don Nelson no podía ser cómplice de aquella vulgaridad. Por eso, imposibilitado genéticamente para decir "puta" ante la cámara, Hoffman echó mano al ingenio.

Así, para los televidentes de Canal 4, la canción de Meredith no se llamaba Puta pues, según la creativa mente de Nelson, su título correcto en español era Mujeres. ¿Entonces, puta y mujer son sinónimos?

La "anécdota" volvió a acosarme estos días, después de ver que ya no nos da miedo usar la palabra "puta", ya sea en el título de abrir el periódico o bien en un cartel para exhibir en medio San José. Al menos en ese sentido, en lingüístico, parece que ya no somos tan pendejos.

La Marcha de las Putas ha sido uno de los golpes más certeros que ha recibido la iglesia católica costarricense en tiempo recientes. Vale aclarar que se trata de un golpe externo, pues la institución tiene años de autosabotearse a punta de curas prófugos, intermediación  financiera ilegal y acusaciones de pedofilia, por mencionar solo algunos de sus pecados recientes.

Pero lo que se dio el domingo pasado en las puertas de la Catedral Metropolitana fue un desplante severo, bien articulado y que demuestra que quienes se oponen a la jerarquía católica son muchos, muchos más que los simples cuatro gatos que solo dicen ver los obispos.

El mérito ideológico detrás de la Marcha de las Putas hay que dárselo a quien corresponde. El obispo José Francisco Ulloa fue el que agitó las aguas, el que propició la movilización de varios colectivos de mujeres, tras lucirse a inicios de mes con una prédica en que pidió a las mujeres vestir más recatadas. Si alguien se escandalizó por ver pezones en la puerta de la catedral, ya saben a quien deben agradecérselo.

Y es que si bien la marcha también alzó su voz contra el machismo y la violencia de género, fue la iglesia católica la gran aludida, la más mentada, la villana de la película. En un Parque Central empaquetado de gente (jetón el que trate de bajarle la importancia a la afluencia de manifestantes), se lanzaron consignas incendiarias (literalmente) contra la iglesia católica y sus jefaturas.

Y aquí quiero hacer un paréntesis pues, por más ingeniosas que me parecieran las consignas y pancartas, tampoco aplaudo el llamado a la violencia como mecanismo para, irónicamente, acabar con la violencia. Gritar que se van a quemar los templos, aunque sea en sentido figurado, no ayuda en nada a una causa que me parece necesaria y de aplauso. Yo tampoco siento respeto por la Conferencia Episcopal de este país pero no creo que por eso deba gritar que la quiero ver envuelta en llamas, pues con frases así se le da precisamente a los clérigos una excusa para ponerse en una posición de víctimas que no se merecen.

Creo que esta lucha tiene que seguirse dando pero enfocándola correctamente: el problema aquí son los obispos que emiten mensajes anacrónicos y pretenden continuar inmiscuidos en los asuntos del Estado, no las señoras que van a misa. Igualmente, insultar la figura de la Virgen de Los Ángeles me parece tan innecesario como estúpido, pues cómo pedir respeto cuando se irrespeta algo que es TAN importante para TANTAS personas en este país. Ya esto le abrió la puerta a ese titán de la oratoria que es el obispo Ulloa para dejar como herejes a los participantes de la marcha. Y, nos guste o no, los herejes no son las personas más populares en un país tan cerrado como el nuestro.

Pero, aún así, el saldo de la Marcha de las Putas me parece más que positivo. Ha sido el llamado al Estado Laico más explosivo que se ha hecho y sus repercusiones sigue aún hoy, dos días después, lo que habla muy bien de que la movilización sí se sintió en todos los sectores.

Ahora, ¿qué sigue? ¿más marchas de este tipo? Puede ser, aunque también hay que enfocarse en objetivos más específicos, como llevar de nuevo, y con mejores armas, el tema del estado laico a la corriente legislativa. El domingo, al menos que yo me diera cuenta, ningún diputado se hizo presente en la marcha (ni siquiera #peladavillalta) lo cual no es una buena señal desde el plano político.

Me encantaría que este mismo músculo que se lució en el parque, ahora se aplique sobre Zapote. La presidenta Chinchilla es una figura demasiado cercana a los obispos católicos y ya en otras ocasiones se ha mostrado esquiva cuando de tomar posiciones se trata sobre temas que molestan a la iglesia (fertilización en vitro, uniones civiles entre personas del mismo sexo...). A la mandataria hay que presionarla más y mejor hasta llevarla al punto en que el tema del estado laico se le vuelva ineludible y tenga que manifestarse, no importa si a favor o en contra pero que diga algo, lo que sea. Laura Chinchilla no se come la bronca, no busca culpables pero tanta conciliación emite una señal poco firme de alguien que, precisamente, se vendió al electorado como bien plantada.

¿Una marcha de las putas frente a Casa Presidencial? Me suena, me suena.

Mientras tanto, acá les queda, especialmente dedicada a Nelson Hoffman.



Foto: Juan Pablo Carranza.

domingo, 14 de agosto de 2011

Vueltaenu presenta: Las 100 mejores del rock tico - Parte 5 (60-51)

 
Bruno Porter: los más respetados

Llegamos a la parte media de la tabla, con una decena en la que ya se empiezan a dejar ver nombres de algunos de los más grandes, de los más consolidados, de esos que, de aquí en adelante, serán frecuentes mientras nos acercamos a la cima.


60. Mátame, Gandhi

De los temas viejitos de Gandhi que igual no pierde fuelle.

Este fue el Gandhi que muchos conocimos, siendo estudiantes universitarios en los 90. Su sonido era muy latino, con descaradas influencias de bandas como Caifanes, lo cual era bastante entendible en aquel entonces.

Hoy una pieza como Mátame ya no me mata tanto como en aquel entonces pero eso no le quita su espacio en el disco de éxitos del rock tico de los 90.

Este video es producto de la presentación que hizo la banda en el finado Planet Mall, a propósito de la salida del Páginas perdidas. Aquello fue una extravaganza, una volazón no acostumbrada para un grupo tico. Yo cubrí ese concierto para Al Día y a la fecha lo recuerdo aún como uno de los mejores espectáculos de parte de un grupo nacional.



59. Animal, Kadeho

Kadeho salió con la etiqueta de grupo porteño, aunque en realidad solo dos de sus integrantes eran puntarenenses.

Yo los vi por primera vez en el Rock Fest 2001 y no fui el único de los asistentes en sorprenderme con la calidad de la banda. Tiempo después, el fotógrafo Jose Díaz y yo estuvimos presentes cuando el grupo firmó su contrato con DDM. No se me olvida cómo Jose se reía cuando veníamos de vuelta, pues Mechas nos dijo que acababan de dar un chivo que había sido un éxito. "Mae, llegaron como 20 maes a vernos", nos contó emocionadísimo. "20 maes...", repetía Jose.

Pues bien, Kadeho no solo resultó el mejor descubrimiento de DDM, sino que también terminó convocando a mucho más que 20 maes en sus siguientes conciertos. Mucho de esto tuvo que ver con Mechas, un frontman talentoso y bien parecido (algo poco visto en el medio local), y con piezas como Animal, totalmente radiables, fáciles de aprender y hechas con materia prima de la buena.

De por qué Kadeho no dio el gran salto nos referiremos más adelante, pues todavía hay más canciones suyas por desfilar en esta lista.





58. Caballero cósmico, Hormigas en la Pared

"Caballero cóoooooooosmico", gritaba eufórica la mamá del cantante, en medio del mosh que se había armado en ese antro que era La Bodega.

Corría 1995 y Hormigas en la Pared era en aquel entonces el mejor grupo de rock del país. Punto.

Aquella anécdota es solo un detalle en el enorme legado de Frank Lockwood, líder de las Hormigas y uno de los mejores amigos que me ha dejado el andar metido en esto que llaman rock nacional. Al igual que otro montón de maecillos en los 90, yo idolatraba a Frank, Pablo/Jorge, Willie y Arturo y les tenía un respeto gigante: estos maes fueron los primeros que entendieron a cabalidad qué diablos era el rock alternativo y lo plasmaron en un casete.

Caballero cósmico es una pieza básica en el cancionero costarricense. Viene en el "disco rojo", mismo que muchos años después tuve la dicha de comprarle a Frank, original, tras un concierto en El Yos. Este video creo que es precisamente de esa presentación, grabado por otro incondicional de HELP: El Zuzurro.




57. Bip viri bop, La Nueva P

Segunda y última presentación de La Nueva P en el listado.

En lo más y mejor del movimiento del rock alternativo, bandas como La Nueva P nos dieron motivos a todos para sacar pecho y sentirnos orgullosos. Sus canciones se daban taco a taco en emisoras como Universal con las de grupos grandes de afuera y sus conciertos solían ser irrepetibles.

¿De qué habla Bip viri bop? Ni idea y la verdad no tengo mucho interés en desentrañar lo que Lita y compañía querían decir aquí. Algo genial de la música de La Nueva P es que no traía manual de instrucciones, así que cada quien la consumía como podía (o quería).

Salud Lita... y gracias.



56. Pegado al viento, Esimple

Dado que hasta aquí llegan los aportes de Esimple en la lista de las 100 mejores canciones del rock tico, repito mi cantaleta por enésima vez: cómo me gusta la música de esta banda.

Pegado al viento estaba prevista para ser el primer sencillo del Es fácil, es sencillo pero, al menos que yo recuerde, su anunciado video (anunciado por mí, que así lo puse en una nota) nunca llegó a ver la luz. De hecho, la única versión que encontré en el tubo es esta, en la que los maes están de espaldas a la cámara :?

Aprovecho la ocasión para, humildemente, pedirle a Papín, Abidán, Daniel y Diego que dejen de jugar de vivos y den, al menos, un concierto más. Manda huevo, nada les cuesta... ¿porfis?



55. Dr. Hongo y compañía, Evolución

160 vueltas más...

Dr. Hongo es de las piezas más "pintas" de Evolución y de las más pegadas, a pesar de que nunca fue promocionada como sencillo.

Punto alto en los primeros años de la banda, sirvió como introducción al estilo poco tradicional de hacer música por parte del trío. Una canción que rompe la estructura tradicional de coros y puentes, con estrofas que no se sabe dónde empiezan y terminan, con una lógica más cercana a la del hip-hop y que implica de parte del escucha el poner atención. Y a Evolución le hemos puesto mucha atención desde entonces.



54. The End (Kamikaze) - The Movement in Codes

Marcos Monnerat no solo es un Dark Lord of the Sith, sino también uno de los músicos más completos que he conocido.

Con un español rupestre y un humor muy suyo, a Marcos lo conocí "por culpa" de Kurt Dyer, cuando ambos trataban de que la gente se tomara en serio a un grupo que se llamaba Nada. Guitarrista virtuoso, Marcos hizo escuela en Nada y lo aprendido lo aplicó en The Movement in Codes, banda ensamblada a su imagen y semejanza que, aún, espero dé el salto a ligas más grandes y competitivas.

The End (Kamikaze) fue su primer gran éxito y de su mano llegaron premios y aplausos de gente que uno nunca se imaginaría en un concierto de TMIC. Se trata de una pieza rabiosa, frenética, estridente pero no escandalosa que suena como le da la gana. Imposible oírla sin ponerse a hacer "air guitar" o tonteras similares.




53. Al final (2001), José Capmany

En mi opinión, el gran éxito póstumo de Jose. Al final era una canción vieja, que por distintos motivos había permanecido debajo del radar hasta que Capmany decidió regrabarla en un ritmo parecido al ska, de cara a ser incluida en el Tikici@ Rock 2.

Su prematura muerte privó a Jose de la posibilidad de ver la pieza en el compilado, el cual apropiadamente salió dedicado a su memoria.

Para mis efectos, Al final es por mucho la mejor canción de Capmany: tiene gancho, un ritmo divertido y frenético, invita al movimiento, y su letra muestra el gran autor que fue Capmany.

Hay que agradecerle a la gente que en aquel entonces era BMG (José Porras y Stella Peralta son los nombres que más tengo presentes) que se fajara tanto con el proyecto Tikici@ Rock... ojalá alguien de Sony-BMG retome algún día la franquicia... ojalá.




52. En ese instante, El Parque

De los temas más recientes que se ganaron un lugar en la centena.

En el 2008 Inti Picado era nuestro compañero en Vuelta en U, por lo que desde la redacción seguimos muy de cerca el proceso de grabación del disco homínimo de El Parque, su primero de material completamente original desde que Inti, Fico y Paul se reunieron.

Inti estaba emocionadísimo y nos decía que venían con algo sorpresivo... y tenía toda la razón. En ese instante resultó un gran tema de lanzamiento, duro, sin contemplaciones e idoneo para que El Parque se reintrodujera en las radios y ante una nueva generación de roqueros que apenas iba naciendo cuando Juanita hacía de las suyas.




51. Glenda siempre me aplaudió los labios, Bruno Porter

Respeto. Eso, por encima de todo, es lo que infunde Bruno Porter.

Aparentemente soy de la minoría que no matizó (o entendió) la obra de este trío, pues muchos, muchísimos músicos nacionales lo citan como su referencia ineludible, como una banda avanzada para su tiempo, como una de las piedras angulares de lo que es el rock tico hoy en día.

El título de esta pieza siempre me causó gracia, aunque nunca terminó de cuadrarme el concepto de aplaudir los labios (honestamente, me da miedo preguntar). Años atrás, durante las primeras fiestas de foristas de 89 Decibeles, en varias de ellas hice de DJ. Recuerdo que en una puse esta canción y al día siguiente Ospino me escribió para agradecerme.

Esta versión es casi un documento histórico, pues es interpretada en vivo tanto por BP como por La Nueva P, en un revoltijo de ejecutantes en escena que bien refleja la camaradería que imperaba en la escena noventera.




Y, solo con motivos de repaso, procedo a repasar cómo quedaron las posiciones desde la primera entrega hasta hoy, de las casillas 100 a la 51:


100. Maletón, José Capmany


99. 500 años, Mandrágora

98. MER, El Guato

97. Tristita, Bruno Porter

96. Binario, Deznuke

95. Tangaloneta, Esimple

94. Avenida Central, Inconsciente Colectivo

93. Orgullo, Diente Guapo

92. Me lo tomo todo, Percance

91. La pecera es una loquera, La Nueva P

90. Contraproducente, Nada

89. Mundoloco, Modelo para Armar

88. Ser normal, Mal de Patria

87. Wall of Pain, Sight of Emptiness

86. Cartas marcadas, Akasha

85. 7, Sintagma

84. Amarily Love Reggae, Mekatelyu

83. Oiga pito, Café con Leche

82. Blankanieves, Xpunkha

81. No vuelvo mas, Seka

80. Continentes, Bufonic

79. No tengo calma, Lepop

78. La loca de Gandoca, Sujetos de la Nada

77. Sr. Caballero, Gandhi

76. Vámonos de aquí, Esimple

75. El Cid, Trauma

74. Paren paren, Mekatelyu

73. De vuelta, Garbanzos

72. No importa, 50 al Norte

71. Serrucho, Colémesis

70. A Dios le pido, Villegas

69. Amnesia, Amigosintimos

68. La radio, Igni Ferroque

67. Low, Agressor

66. Te diré te quiero, El Guato

65. Machita carita, Calle Dolores

64. This Trouble Heart of Mine, Time's Forgotten

63. Un lugar, José Capmany

62. Los verdaderos, UFO

61. Baby Don't Worry, Mentados

60. Mátame, Gandhi

59. Animal, Kadeho

58. Caballero cósmico, Hormigas en la Pared

57. Bip viri bop, La Nueva P

56. Pegado al viento, Esimple

55. Dr. Hongo y compañía, Evolución

54. The End (Kamikaze), The Movement in Codes

53. Al final (2001), José Capmany

52. En ese instante, El Parque

51. Glenda siempre me aplaudió los labios, Bruno Porter

viernes, 5 de agosto de 2011

Un poco de música en el Día de la Cerveza



5 de agosto... Día Internacional de la Cerveza: 'ate vos

Feliz e inesperada celebración que, confío, no pase inadvertida por los amantes del lúpulo, la malta y la cebada fermentadas.

En mi alegría, al enterarme de la fiesta mundial que se celebra hoy, llamé a la Florida Bebidas, buscando un maestro cervecero que nos acompañara en un chat para instruir a tanto malamansado sobre las propiedades gastronómicas y gourmet de nuestra bebida preferida. Para mi sorpresa, con quienes hablé en esa compañía no estaban al tanto de la fecha (¿?) y los maestros cerveceros no estaban disponibles (con toda razón, si tienen el mejor trabajo del mundo).

Por eso, desde esta trinchera, venga la evocación cervecera por medio de la música. Otra ronda, por favor.


Toreros Muertos - Mi agüita amarilla

Solo una bestia, un animal, un TITÁN puede mandarse 40 cervezas en un día (en serio, en el plano médico esto es un suicidio). Aún así, los Toreros Muertos se mandaron a lo grande y esto terminó en la canción más famosa dedicada al placer de orinar.



Los Rabanes - ¿Por qué te fuiste Benito?

Sí, Los Rabanes sí tuvieron una época brillante, en la que hicieron buena música, siendo esta oda a la tomadera su momento más célebre.



Garbanzos - De vuelta

"Sirva cantinero otra cerveza por favor"... ¿Hace falta decir más?




Resorte - Alcohol

Lo sé, no es la pieza más "emborrachante" del mundo pero el título ya para mí cuenta (además de que es una canción enorme).



Fito Páez & Joaquín Sabina - La canción de los buenos borrachos

Canción hecha por un par de megaborrachos que sí saben de lo que hablan.



ZZ Top - Beer Drinkers & Hell Raisers

Jueputa rocos más jugados...



Adam Sandler - The Beer Song
Genialidad absoluta... imposible oírla y no quedar con ganas de una birra bien escarchada, ojalá con un chifrijo escudándola.




Y sí, no podía faltar el cliché local

lunes, 1 de agosto de 2011

Macho que se respeta... no sabe qué es una llave Allen



Escena 1:

-Jefe, ocupo de esos palitos negros, en forma de ele, que sirven para aflojar tornillos.
-Ah, una llave allen
-Supongo...

El chino de la ferretería me dedica una mirada que mezcla burla y compasión. Acostumbrado a atender a hombres fornidos, olorosos a pintura y madera y que como nada se echan un saco de cemento al hombro, los inútiles como yo le resultamos bichos raros dentro de su establecimiento.

-¿Quiere un juego de llaves de verdad o uno chino?
-¿Cuál es la diferencia?
-El precio... el chino cuesta ¢750
-Deme uno de esos...

No, no soy el target de Epa, ni de Ferreterías Brenes o el Buen Precio. Creo que le he dado suficientes motivos a mi papá para sentirse orgulloso de mí, aunque no dudo que a estas alturas aún debe darle risa que lo llame cada vez que algo se descompone en mi casa. "Pá, ¿por qué no se vienen a almorzar hoy? Nada más acordate de traer el taladro".

Las artes industriales nunca fueron para mí. Siempre odié esa clase en que para muchos compañeros el soldar un aro de básquet con varilla de construcción y una platina era la máxima prueba de habilidad manual. En la casa de mis papás aún deben de andar rodando el descuadrado servilletero y el horrible candelabro, evidencias patéticas de mi paso por el taller del profe Mano'e Perro.

Aún así, como buen macho que se respeta, en mi casa tengo una poderosa caja de herramientas, llena de objetos cuyo uso no conozco pero que este que escribe necesita, pues son indispensables cuando de salvar el día se trata.

Escena 2:

-Hay que llevar a arreglar el mueble del cuarto de Emma...
-Tranquilidad, ya compré un juego de llaves allen: ¡yo lo arreglo!
-¿No será mejor llevarlo donde alguien que sepa?
-¿Cómo que alguien que sepa? Yo ya vi cómo se arregla eso, es fácil.
-(Suspiro de resignación)

Mónica me dedica una mirada que mezcla frustración y simpatía. Las esposas, con su inmenso amor, son las primeras en bajarnos de la nube: "mi amor, usted es un gran esposo y papá pero esto de las reparaciones no es lo suyo"... y uno emperrado en demostrar lo contrario, aunque en el fondo estoy absolutamente seguro de la veracidad de aquella sentencia.

En mi primer trabajo regular, durante unas vacaciones navideñas en tienda La Gloria, alguien tuvo la genial idea de ponerme a arma un triciclo, seguro porque el papá del mocoso obsequiado era tan inútil como yo y exigió llevarse aquel objeto del demonio ensamblado. La tarea, instrucciones en chino en mano, me tomó toda la maldita tarde, me sudó hasta el último poro del cuerpo, terminé dándole martillazos al pedal para que quedara en su lugar y el saldo final fue de tres dedos cortados y dos arandelas sobrantes.

Escena 3:

-Buenas, ¿usted es el dueño?
-Sí
-Gracias. Es que quería ver si me puede ayudar a armar un mueble.
¿Cómo?
-Es que tengo un mueble en la casa que está malo y aunque sé cómo armarlo, creo que no tengo las herramientas correctas. Es este (le señalo el montón de piezas que hasta hace una semana era un lindo cambiador en el cuarto de mi hija, hoy apilado en la parte de atrás del carro).

El dueño de la mueblería me dedica una mirada que mezcla burla y compasión. Me da la mano para ratificar lo que ya sabe: este es uno de esos inútiles a los que les sale una ampolla con solo cambiar un bombillo.

-Eso es un quecazo.
-¿Para cuándo cree que esté?
-Ah, eso yo lo hago en un ratillo libre. Llámeme mañana.
-Gracias. Es que estas cosas es mejor dejárselas a alguien que sepa, ¿no?