jueves, 23 de diciembre de 2010

Nominaciones al Grammy: lo rescatable


De tiempos inmemorables data mi gusto por las entregas de premios gringas a la industria del entretenimiento: los MTV, los Grammy, los Emmy, los Oscar, los Razzies... no lo puedo evitar. Todo el proceso de nominaciones, alfombra roja y las ceremonias siempre me han gustado a un nivel enciclopédico, al punto de aún acordarme de artistas que tocaron en la gala de los MTV a inicios de los 90.

Hace unos días la Academia de los Grammy anunció a los artistas, discos y canciones que aspiran a ganar en la próxima entrega de esas estatuillas a lo mejor de la música, a celebrarse el 13 de febrero del 2010. Me tomé el trabajo (pobrecito) de revisar toda la lista de candidaturas y estos son algunos apuntes al respecto, tan sueltos como subjetivos:

Grabación del año

Es el Grammy más importante de la noche, destinado a una pieza sobresaliente. Para que se hagan una idea, en años anteriores se lo llevaron The Girl from Ipanema; Strangers in the Night; Mrs. Robinson; Hotel California; Beat It, We Are the World; Tears in Heaven; Smooth, y Beautiful Day, todos hoy himnos del rock and roll.

Ahora son cinco las canciones postuladas, incluyendo dos de los mejores duetos producto de la fusión hip-hop/R&B de todos los tiempos. Puede escucharlas aquí:



De entrada dejo fuera de competencia a Nothin' On You, de B.o.B. con Bruno Mars, y Need You Know, de Lady Antebellum. La primera es un dueto muy pop, tirado a la balada, que no dudo ha sido un pegue entre las adolescentes pero tampoco para ser lo mejor que salió en el año, mientras que la de Lady Antebellum –el trío sensación del 2010 en el country pop– no es como para morirse, aunque no niego que se trata de un tema muy pegajoso (la mezcla de slide guitar y piano está bien jalada).

Sería una agradable sorpresa que los votantes se inclinaran por el siempre maravilloso Cee-Lo Green, aunque no creo que estén listos para premiar a una pieza con Fuck You de título, a pesar de ser una de las mejores canciones que escuché este año (de hecho, este disco es un pendiente para mi próxima visita a la tienda de música). Así las cosas, siento que la competencia se reduce a los dos duetos que mencioné al inicio: Empire State of Mind, de Jay-Z con Alicia Keys, y Love the Way you Lie, de Eminem con Rihana.

Con Jay-Z tengo un sesgo fuerte, pues lo considero el mejor rapero de la historia, y juntándose con la imbatible voz de Alicia Keys consiguió uno de sus mejores temas en años, una canción que refleja de cuerpo entero a Nueva York y que me parecía lo más rico que escuché en el 2010... hasta que Eminem dijo "presente". Love the Way You Lie es, por tandeada, la pieza más completa, más impresionante, más buena que Eminem ha lanzado. Desde la primera vez que la escuché me quedé prendido de esta canción y entró de inmediato a mi top 10 de canciones de hip-hop. Rihana se deshace en ricura cantando y Eminem rapea con dureza pero sin torpeza, sin sonar al personaje estúpido que él mismo se contruyó, una letra que golpea y duele a cualquiera que sepa los altos y bajos propios de una relación de pareja.

Por eso, aunque sienta que le estoy dando vuelta a Jay-Z, esta vez no tengo duda: el Grammy 2011 a la mejor canción del año debe ser para Eminem y Rihana. Punto.




Álbum del año

Repiten Eminem (Recovery) y Lady Antebellum (Need You Now), con las previsibles nominaciones para la infumable Lady Gaga (The Fame Monster) y mi nueva diva personal de pop ligero, Katy Perry (Teenage Dream), cuyos materiales estuvieron entre los más vendidos de los últimos 12 meses. Completa el quinteto de discos postulados la sorprendente inclusión de la banda canadiense The Arcade Fire, con su tercera producción The Suburbs. Sorprendente no porque a TAF le falte calidad (¡para nada!) sino porque la Academia rara vez le da pelota a la música venida del indie. Cuando exclamé mi sorpresa en Facebook, Diego Delfino se burló, con razón, de mi "inocencia", alegándome que TAF es, para efectos de la industria discográfica, el "descubrimiento" del año. Medios especializados como Rolling Stone, NME, Paste y Billboard se inclinaron este año por reconocer como los mejores discos del 2010 a producciones de LCD Soundsystem, Vampire Weekend y Kanye West, además de TAF y Eminem. Si por gusto personal fuera, el Grammy obligatoriamente debería ir a The Suburbs pero veo duro que la Academia se incline por TAF, sonando Eminem y la sobrevalorada de Lady Gaga como las opciones más seguras.




Artista revelación

De los cinco postulados como el mejor debutante, admito que hasta hoy solo conocía por su nombre al único que considero no debería ganar dicho Grammy: el mentado Justin Bieber. Estoy hasta la corneta de este mocoso, quien no siento haga nada excepcional o que no se le haya escuchado ya a otros actos de pop meloso y baboso para adolescentes. No dudo que en cinco años terminará protagonizando reality shows de VH-1 para estrellas juveniles que ya no hacen gracia. Así que, por falta de méritos, descartado el chiquito este (aunque nada raro que la Academia se vaya de jupa y lo premie en su condición de fenómeno del mercadeo).

La categoría la completan cuatro artistas DE VERDAD, totalmente diferentes en sus estilos musicales y talentos, unidos todos por ser innovadores en ritmos a los que difícilmente se les puede sacar algo nuevo. He aquí un repaso por los cuatro, pues cualquiera de ellos que gane, bien merecido se lo tiene.

  1. Drake: El rapero canadiense se echó a la crítica a la bolsa este año con su álbum debut, Thank Me Later. Drake vendió millones de discos, se ganó el respeto y colaboraciones de figurones como Lil Wayne, Jay-Z, Eminem, Alicia Keys y Kanye West, y quedó fichado como uno de los nuevos motores del hip-hop. Su voz es bastante particular como para no confundirla y sus piezas no podrían tener mejor producción. De los grandes descubrimientos del año.


2. Florence & The Machine: La sensación inglesa del año que termina (seguro que es Susan Boyle). Florence Welch es la mente maestra y protagonista, pues los músicos que la acompañan (The Machine) varían según las necesidades de la cantautora. Con un apoyo gigante de la BBC, su álbum debut, Lungs, monopolizó las listas de popularidad en el Reino Unido durante buena parte del 2010. ¿Existe el soul alternativo? La verdad, ni idea, pero a eso es lo que me suena Florence.



3. Mumford and Sons: De los grupos geniales que descubrí gracias a la llegada de la emisora 104.7 Hit y cuyo nombre nunca logré aprenderme. Esta banda de folk inglesa la pegó durísimo con su disco debut, Sign No More, mucho en parte gracias al sencillo Little Lion Man, el cual es demoledor, pegajoso, imposible de obviar... una obra de arte completa. Hacía rato que música hecha con banjo, mandolina y acordeón no lograba atraer tanta atención... sin necesidad de sombreros vaqueros de por medio. De hecho, esta misma pieza está postulada al Grammy por mejor canción de rock, lo cual habla muy bien de su impacto.
Si pudiera votar, el Grammy al mejor debutante sería para Mumford and Sons.




4. Esperanza Spalding: Oriunda de Portland, Esperanza es un revoltijo de influencias y orígenes, que resulta en una muchacha multiinstrumentista que canta como le da la gana y hace música que pasa por el jazz, el R&B y los sonidos brasileños. Fluida para cantar en inglés, portugués y español, Spalding es de las nuevas divas de la escena jazzística, donde ya se le cotiza como contrabajista y cantante, con su nombre figurando como parte de los principales festivales dedicados a ese género. ¿Es ella mejor que Justin Bieber? ¡No, huevón!



Si yo diera los Grammy, así quedarían estas categorías:
  • Interpretación pop femenina: Teenage Dream, Katty Perry.
  • Interpretación pop masculina: Half of my Heart, John Mayer.
  • Interpretación pop grupal: Hey Soul Sister, Train.
  • Colaboración pop con voces: Imagine, Herbie Hancock, Pink, India.Arie, Seal, Konono No 1, Jeff Beck & Oumou Sangare (echate un toquecillo de nombres).
  • Álbum pop instrumental: Singularity, Robby Krieger (sí, el de The Doors).
  • Álbum pop vocal: Teenage Dream, Katty Perry.
  • Álbum electrónica/dance: Further, The Chemical Brothers.
Ahora, entrando en materia con lo interesante, el rock:

  • Interpretación rock solista: Dejando por fuera a John Mayer, la competencia es de puros abuelos de apellidos monstruosos, como son Clapton, McCartney, Plant y Young. Maestros los cuatro, yo le voy a Neil Young, cuyo disco Le Noise es una joyita. Aquí está nominado por el tema Angry World, el cual les dejo a continuación.



  • Interpretación rock grupal: Otra donde duele tener que escoger, pues creo que nadie puede quejarse cuando la estatuilla está para repartirse entre The Arcade Fire, Jeff Beck & Joss Stone, The Black Keys, Kings of Leon o Muse. Yo sigo fiel a la causa y voto de nuevo por The Arcade Fire, nominados con su pieza Ready To Start.


  • Interpretación hard rock: Suave un toque, ¿acaso fue que volvimos a 1994 y nadie nos avisó? Stone Temple Pilots, Soundgarden, Ozzy Osbourne, Alice in Chains y un grupo de veteranos que incluye al baterista de Nirvana (Them Crooked Vultures) son, según la Academia, los mejores hacedores de hard rock de este año... ¿qué putas? Digo, no me malentiendan, pues brinco en un pie de la felicidad al ver que tres de mis bandas preferidas de grunge no solo resucitaron, sino que roquean duro y rico, como en los viejos tiempos. Sin embargo es raro pensar que no hay, según los entendidos, gente nueva haciendo este tipo de música (algo que sabemos bien no es cierto... ¿o sí?).

En cuanto a quién debería ganar, dejemos por fuera de una vez a Ozzy, que lleva más de una década de no pegar una pieza decente. El tema de Soundgarden es un paquetazo y de lo más flojo de su repertorio (es una pieza vieja inédita sin mayor importancia), caso contrario de los trabajos de Alice in Chains y Them Crooked Vultures, ambos de aplaudir de pie. Sin embargo, me inclino por los STP, pues a pesar de todo lo que les ha pasado, retomaron el sonido de sus mejores años... aún me sorprende que Weiland siga vivo, dado sus esfuerzos por lograr todo lo contrario.



  • Interpretación metal: Otra categoría sin espacio (merecido o no) para la sangre nueva. Iron Maiden, Slayer, Korn, Megadeth y Lamb of God son las bandas en disputa y creo que, por aclamación, el Grammy debería ser para Maiden, dado que su enésimo disco, The Final Frontier, es reflejo de que estos viejitos lo menos que suenan es a viejo, sino que siguen haciendo música vigente. Ignoro si "la doncella de hierro" –puse dicho nombre solo para decir que me parece una repolada referirse de dicha manera a la banda inglesa– ya tiene su Grammy pero El Dorado es una pieza que se merece ese y otros premios más. Punto.



  • Mejor álbum de rock: Neil Young, Muse, Jeff Beck, Tom Petty y... ¡Pearl Jam! ¿Tengo que decir más? Backspacer es no solo el mejor trabajo que PJ ha sacado en la última década, sino uno de los mejores discos de su ya extensa carrera.


  • Mejor álbum alternativo: Si hubo un disco este año que me gustó más que el de The Arcade Fire, ese fue Contra, de Vampire Weekend. Empecé a escucharlo hace unos días al ver que la mayoría de medios especializados que respeto lo incluían en sus resúmenes de lo mejor del 2010 y me encantó (Horchata debe ser una de las canciones más poderosas de la historia). Así que me voto es para el Contra, en una categoría que completan álbumes de Arcade Fire, Band of Horses, The Black Keys y Broken Bells.

Y ya. Poco puedo decir de las categorías de R&B y hip-hop pues no he escuchado a la mayoría de los postulados, a excepción de los nombres obvios que ya abordé en este texto y The Roots, banda que sacó dos discos maravillosos en el 2010, ambos dignos de salir corriendo a comprarlos/bajarlos.

A la música latina prefiero andarle de lejos, más cuando veo que entre los aspirantes al Grammy está Ricardo Arjona con su Poquita ropa... ¿así, o más feo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario